Moment's Songs: TWO

Estos días estoy bastante musical. Será el tiempo, las hormonas... no tengo ni idea, pero me ha pegado la vena obsesiva musical, así que aquí traigo cuatro canciones más que me tienen bastante ¿pesada? Mis hermanas ya no saben qué hacer para que deje de escuchar la misma canción. Menos mal que tengo mis amados cascos. ¿Qué haría sin ellos?
En fin, aquí vamos...




Perdón, Perdón de Has*Ash
La primera vez que la escuché me quedé un poco ¿ehh? La segunda le presté atención a la letra y a la tercera ya estaba llorando a moco. Sí, lo sé estoy bastante sensible. No lo hago por elección, créeme.
La música es dulce y triste, cargada de sentimiento y dolor contenido. Al mismo tiempo tiene una fuerza especial que te hace sentir la misma emoción una y otra vez.
La letra es terrible. Terriblemente triste y al mismo tiempo, no muestra más dolor que el obvio. Más bien, la persona se está disculpando, por cargar de tanta responsabilidad al enamorado. Sencillamente sublime.



Lo aprendí de ti de Has*Ash
Es la típica canción que te atrae pero estás tan obsesionada con otra, que simplemente pasas hasta que no te queda otra que sentarte y escucharla atentamente. Pues eso me paso con ésta.
La música dulce, calmada, tierna y con un poco de fastidio. Obviamente las voces dulces, sentidas, apasionadas... buff. Muchos sentimientos.
La letra es bonita, tierna y te hace vivir los sentimientos cuando te enamoras. Desde las primeras mariposas hasta que el profundo vacío que sientes, y luego... por fin, nuevamente la felicidad. Igual que antes, sublime.



O  death, where is the sting + But thanks to God de Handel. 
Podría poner todo el Messiah, porque es una obra preciosa desde el inicio hasta el final. Y soy fan desde el primer día que la escuche y ya voy para los ocho años cantándola. Así que imagínate, estoy hasta las tetas. Soy muy barroca, ¿qué quieres que haga?
Pondré ésta pieza, porque es un Dueto que no siempre se canta (una lástima) y cada vez que lo escucho me entra un fresquito por el cuerpo qué me emocionó. No lloro de milagro.
La calidad de las voces, todas tan dulces, tan finas. La orquesta marcada, tenaz... buff.
He de confesar que el Messiah de éste año, esta pieza fue sublime. Excelente.



How, Where, When? (Canon in D)
Sólo para empezar la base es el Canon de Pachelbel. Osea es la canción definitiva. Es MI canon. No hay obra más perfecta y lacrimogena y sufrida y dulce y....y ...y vale ya paro.
La encontré de casualidad, si hubiera sabido que existía posiblemente me habría obsesionado antes, pero ha tenido que ser ahora...
Es la canción original, pero la melodía principal es una flauta y la cuerda es la segunda. De fondo se escucha una voz de una mujer, tiene pinta de ser contralto bastante grave... quizás la letra no se escucha mucha, pero ¿qué más da?
¡Es Pachelbel! Mira que no soy muy amiga de pasar una canción de orquesta a vocal, pero aquí sencillamente ha quedado perfecto.

Sin más yo seguiré con mis obsesiones, espero que nos obsesionemos juntas.

Comentarios

  1. No conocía las dos últimas. Has*ash no es de mi fascinación tampoco, pero los dos últimos me han fascinado <3 Van directo a mi lista de reproducción <3

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo