Infidelidad

No me considero una persona malvada o con pensamientos crueles aplicables a la vida real. Principalmente porque odio hacer sufrir a la gente que quiero y porque me han educado para ser excesivamente buena. Si, algo malo en ciertos puntos de vista.
Precisamente esa educación tan "bondadosa" me ha hecho tener unos ciertos gustos hacia las cosas "malas" o moralmente incorrectas. Una de ellas es la infidelidad. Si haz leído algo mio te habrás dado cuenta que en la mayoría rebosa de adulterios, de alguna forma u otra hay alguien que engaña. ¿Por qué? Es algo que me chifla. Me encanta, pero solo es aplicable a la vida literaria, a la vida real... no. Y también tiene sus motivos.


He sido engañada. Y más de una vez además. De una forma u otra las personas que he querido se han aprovechado de mi. En cierto modo no les guardo mucho rencor, pero tampoco les puedo entender. Principalmente porque no les di motivos o pie para que lo hicieran, pero claro en el mundo de la infidelidad realmente los motivos escasean. Según tengo entendido las personas que lo han hecho se ven movidos por:

- Poca vida sexual.
- Aburrimiento de la relación.
- Una vida "amorosa" extensa.
- Persona equivocada.

Las tres primeras puedo entender que ocurran. Todo el mundo pudo haber pasado por una relación seca o monótona y haber encontrado "eso" en otra persona y bueno, calló en la tentación. Normal. Y la última es absoluta: si estás con la persona incorrecta y encuentras a la correcta. ¿Para que seguir?
Es verdad que todos somos humanos y todos cometemos errores, pero ¿cuándo se debe perdonar?
Personalmente me costaría perdonar una infidelidad. Realmente creo que es motivo de ruptura y además mal. Muy muy muy mal. Pero... (malditos peros) si mi pareja realmente me quiere y fue una equivocación. ¿Qué haría? La carne es débil, y después de haberme leído el libro ese de "Las amantes de mi marido", el punto de la infidelidad se me revolvió en el estómago. Todo no es blanco o negro.
Estoy absolutamente convencida que el engaño no es algo perdonable y tampoco justificable, principalmente porque jamás se justifica hacerle daño a otra persona. Ojo, están las mentiras blancas o los engaños por buenos motivos. Pero eso ya va al criterio de cada persona. Conozco a gente que perdonaría una infidelidad, otras que pondrían tabús y otras que directamente son los que engañan. Imagínate como está el patio. Si he de hablar por mi, dudo que lo haga alguna vez. Por la simple razón de que soy extremadamente buena e incluso mirar a otro hombre estando en una relación me pone nerviosa. Creo que soy biológicamente incapacitada para poner los cuernos, PERO uno nunca se sabe. Nunca he sido muy cabrona, pero estoy segura que puedo llegar a serlo y mucho.

Así que la disyuntiva sería ¿Cuándo SE pueden poner los cuernos?¿Son perdonables?
Y la respuesta por jodida que sea, es DEPENDE. Todo depende (y ahora la canción de depende me suena en la cabeza) de como sea la relación en que momento esté... y principalmente si te enteras. Esa es otra, porque si tu pareja te pone los cuernos y tu ni flowers... ¿te gustaría enterarte? Pues a mi no. Me costaría mucho confiar en esa persona, porque si lo hizo una vez... ¿Qué te hace pensar que no lo hará? Es complicado, pero últimamente me he leído unos libros que ponen los cuernos y las parejas en cuestión le perdona y lo peor de todo es que ¡Quería que les perdonaran! En serio, es absurdo... pero sí, a veces pasa, porque son muchas cosas que hay de por medio. He leído recientemente que dicen que una infidelidad (una canita al aire, conocido coloquialmente) ayuda a fortalecer la relación. Mira tú, si está demostrado... vete tú a saber, pero personalmente ya me han jodido por esos costados y si alguien debe poner los cuernos, esa he de ser yo. Pero espero que no llegue ese momento.

Comentarios

  1. ¡Hola! Un tema complicado. Al igual que tú lo he padecido, si bien, he reaccionado mal en ese momento y fue en el mismo momento de saber que todo se terminó. No hay tregua, segundas oportunidades ni nada. Alguien te quiere no te daña bajo ninguna circunstancia porque te un amorío es algo bien planeado y eso, es algo que no, no puedo aceptar.

    Yo soy una persona muy entregada a los que quiero y soy muy abierta a todo. Si me dices: no te soporto, agarro el bolso y me voy. No voy a obligar a nadie a estar conmigo y siempre fui clara con eso tanto en pareja como en cualquier otro plano de mi vida personal, pero hay personas que no valoran en absoluto esto o les importa tres rábanos.

    Sin contar que agregaría un motivo más para tener un amante: adrenalina. Hay simplemente, personas a las que les excita saber que están jugando a las escondidas con otros y es un motivo para hacerlo. No sé si será de los más o los menos, pero de que la humanidad tiene gusto por lo prohibido, lo tiene.

    No sé, yo no tendría coraje para engañar a alguien. Sin contar que soy poco discreta -no me busquen de amante que se les cae todo en menos de una hora, no por falta de habilidad de mantenerme callada, sino que soy torpe a más no poder-, pero no podría lastimar a alguien a quién quiero. O quise. O aun guardo aprecio. Mira que tienes que ser muy hijo del diablo para que suceda. Y creo que aun así, lo mejor que puedo hacer es simplemente irme. Cortar por lo sano y si él quiere seguir con sus amantes, allá y que lo haga con otra.

    No sé si eso de que afianza la pareja es algo bueno. Sinceramente, todos los casos de infidelidad que conozco y los que padecí, han acabado con toda relación posible. A ver, en la ficción esto es algo que puede fortalecer a los protagonistas y que hace que su amor sea mucho más hermoso. Pero en la vida real no. Es más, generalmente, se olvidan de esto en quince minutos de todo el protagonista y vamos, uno no olvida, decide pasar por alto algunas cosas para no hacerse mala sangre pero no olvida. Todo queda ahí y va sumándose.

    No recomendaría perdonar una infidelidad. Y no por amor al otro, por amor propio. Si tú te quieres a ti mismo, no vas a tolerar estas cosas. Y esto lo he aprendido de la peor manera porque si tú no quieres y no te preocupas por ti y por quitar esas cosas que te hacen mal de tu vida, nadie lo hará. Y esto de pasar amargada por culpa de un tercero en afán en de lo que lo amas es la estupidez más grande que cualquier persona con dos dedos de frente puede aceptar. Allá si eres masoquista y te gusta, pero no, no debes aceptar esas cosas. Es simple: me quieres o no. Si no me quieres, eres libre de irte a buscar a quién puedas querer, que nadie obliga a nadie -salvo algunos psicopatas (?) onda Misery jaja-.

    Para mí, es algo terminante, pero hay gente que no piensa igual.

    En fin, me voy yendo.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y estoy plenamente contigo en todo lo que dices. Las infidelidades tienen esas cosas, raras... pero tampoco sería capaz de perdonar. No por la relación, sino porque no soy tan tonta.
      ¡Gracias por el gran comentario!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares