Más allá

El otro día en un tag me preguntaron si creía en los espíritus y demás seres paranormales. A ésta pregunta yo respondí "me acojo a la tercera enmienda". Lo hice principalmente porque es un tema que me cuesta hablar... No por nada personal o ético, simplemente es algo del que no me encuentro cómoda. Al igual que hablar de Religión, tampoco me encuentro en mi salsa. Ésto no quiere decir que carezca de opinión, porque la tengo. Soy agnóstica, y una persona así es que no cree ni deja de creer, como no hay algo empírico para demostrarlo, decide no ofrecer su opinión.
En cierto modo es una forma bastante rápida de saltarte la pregunta de ¿Crees en Dios?, porque la gente no suele saber que significa ésta palabra. Y obviamente no puedo decir que no creo, porque no lo sé. No me ha pasado nada para poder afirmar que existe, pero tampoco puedo decir existe.



Con ésta pregunta me quedé pensando en hacer una entrada explicando un poco a mi negativa de hablar sobre éste tema. Tanto de fantasmas, espíritus como Dios. Es sencillo, no te creas que te vaya a decir nada digno de alabanza, pero sencillamente quería que conocieras mi opinión sobre esto.

Opino que creer en algo que no se puede demostrar es algo increíble. Y más tener fe ciega y hacer que tu vida gire al rededor de ésto y además sin ninguna compensación más allá que una tranquilidad personal. Honestamente considero que es algo admirable, porque yo no voy a creer en algo que no me da un flash back, Yo necesito un intercambio con la otra parte, porque sino me aburro y me voy.
Eso es lo que me pasa con Dios. ¿Como voy a creer en algo que no me da una respuesta? Principalmente creo que todo ocurre por algo. Nada es coincidencia y todo pasa por un motivo. No puedo explicar porque, pero creo en eso ¿y como? Sencillamente por cosa que puedo explicar.
Yo doy mi confianza a algo que puedo explicar. Si no puedo explicar pasa al baúl de lo inexplicable y por tanto, poco creíble.

Ahora el tema de los espíritus ya varía un poco. Ni creo, ni dejo de creer porque sencillamente me da miedo. Mucho, mucho miedo. No quiero tocar algo tan ¿terrorifico? No puedo decir que creo, porque no me ha pasado, pero tampoco quiero que me pase... así que eso se queda en una débil línea de "Yo no te molesto a ti, y tú no me molestas a mi. Así los dos contentos." Por eso me acojo a la tercera enmienda. No quiero que me demuestres nada, si tú crees... ¡genial!
Tengo respeto a ese tipo de cosas, porque hay gente que lo ha documentado y en cierto modo es creíble. ¿Por qué? Antiguamente se creía que los Esquizofrenicos estaban poseídos por los demonios, ahora se sabe que no... PERO, siempre hay un pero. ¿Y la energía qué? En eso si que creo. Creo que los humanos tenemos energía, y ésta energía puede tocar a otras personas. Es como una presencia.
Al ser masajista tengo que creer por cojones en esto. Los humanos somos lo que vivimos. Nos enfermamos en parte porque estamos tristes, decaídos. Sin ir más allá, la ansiedad es por estrés mal acumulado. Las personas tendemos a emanar unas ciertas energías que afectan a las otras personas... ¿y si fuera que las energías negativas se quedan en la tierra y lastiman a los demás?¿Qué?
¡Ah amigo! ¿Por qué gente sana se enferma de golpe? ¡Ah! Energía, todo es energía.
O eso quiero creer, pero sigo aferrándome a la tercera enmienda. Pueden ser energías o fantasmas, el punto es que te hacen daño y eso da miedo.

Moraleja: No abras puertas que están tapizadas. No te vayas a vivir a una casa en el culo de la montaña, solo. No jodas a nadie. No juegues con los espíritus. Y ante todo... no te burles.
No vaya a ser que un fantasma tenga un pedo mal atravesado y te vaya a joder a ti.
Yo solo lo digo.

Comentarios

  1. Es un tema difícil de tratar. La verdad, yo vivo discutiendo con mi madre por esto. En mi familia, siempre ha habido religiosos a más no poder. Y yo que les salí atea por decisión propia. Tampoco me agrada Dios si es que existe, eso de permitir tanta maldad en un mundo lleno de gente que él ama es una cosa que me pone hasta la coronilla -entre otras que no me terminan de cerrar, porque convengamos, la Biblia está llena de baches que la ciencia fácilmente puede llenar-. Por eso, me resulta mejor pensar que no existe. Dios no existe para mí y es la mejor forma de llevar mi vida. Por supuesto, esto a mi madre le enerva pero es que ya de pequeña tuve problemas con la fe y es que pienso demasiado y la fe es aceptar mucho y preguntarse poco. Como las mujeres de antes que aceptaban lo que el marido decía sin rechistar. Palabra santa y ya.

    Me pueden estas cosas. Aunque, son muy buenas como recursos literarios, por lo que he llegado a empaparme de ello por mero conocimiento para escribir.

    En cuanto a fantasmas, no sé. Tuve experiencias y mi madre también con seres fuera de éste mundo. No sé qué son ni sé si serán demonios, energías ni nada similar. Ya mi papá siempre decía 'las brujas no existen pero de que las hay, las hay'. Creo que funciona igual por aquí. Hay cosas inexplicables, donde o crees o revientas. Pero como dices, más vale mantenerse alejado de todo ello y simplemente, no molestar a las fuerzas sobrenaturales no vaya a ser que te salga el tiro por la culata.

    Por las dudas, pones un poco de sal en las ventanas. Nunca está demás ser precavido (?)

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que me has dicho ya me da aún más respeto. Es mejor mantenerse ignorante en eso, simplemente por el propio bien psicológico.
      Así que... más vale dejar esa ventana bien cerrada y bien poner un poco de sal.
      Que uno nunca sabe.
      ¡Gracias por contarme tu opinión también!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo