Toc, Toc ¿hay alguien?


Hace poco escribí que tenía la capacidad de sorprenderme con todo, incluso con las cosas más básicas que pueden ocurrir a lo largo del día, pero una de las cosas que más me sorprenden es como el cerebro es capaz de almacenar una sensación a pesar del tiempo que ésta pueda estar dormida.
Quizás tarde un poco en asociarla y dejar que ésta se apague por si sola, pero hasta que eso no pasa el cerebro se encarga de recordarte cada una de las sensaciones que has vivido... y ésto me hace pensar que por muy aceptado o asimilado que tenga una cosa, ésta siempre me sorprenderá en todas sus facetas, porque después de todo ésto ya forma parte de mi. 


Y el TOC forma parte de mi y me sorprende cada vez que toca a mi puerta. A veces disfrazado de un pensamiento, otra de una emoción y a veces, simplemente me acaricia sutilmente en el hombro. Sea cual sea su manera de aparecer se esfuerza en mantener la llama de nuestro amor encendida. Y tú te estarás preguntando ¿Qué es el TOC? Es un trastorno generalizado de la ansiedad, caracterizado por un pensamiento repetitivo asociado a una emoción y calmado a través de una compulsión (una necesidad inminente de hacer algo). Imagínate al pez que se muerde la cola. El pensamiento se encadena a una emoción y cada vez que éste aparezca la emoción asociada despertará y así hasta que o hagas la compulsión o ésta termine por su mismo peso. 
En cierto modo dicho así parece algo tonto. Todo el mundo puede tener éste tipo de patrones, pero cuando éstos suponen ya una clara interrupción de tus actividades diarias ya es un problema. Suerte la mía que mis obsesiones nunca (y espero que sigan así) han detenido mi vida, sencillamente porque no he llegado a un grado tan agudo de ansiedad. Pero como dije arriba... sorprende cuando ésta te abofetea en la cara y te hace ser consciente de lo que eres, de tus propias debilidades y al mismo tiempo te avisa de que debes ir con cuidado.

Si llevas tiempo leyéndome sabes que soy una partidaria a sacarle a todo lo malo, algo bueno y precisamente tengo ese pensamiento por el TOC. Durante mucho tiempo estuve encerrada en una habitación a oscuras, no había luz, no entraba aire y pensaba que jamás iba a salir. Por suerte tuve herramientas para no quedarme estancada, y a medida que iba saliendo y recuperándome pensaba en todos los aportes que estar ahí metida me habían dado. Porque después de todo quiero pensar que todo pasa por una razón. Así que con ésta filosofía siempre estoy dispuesta a buscar algo que me haga llevar el malestar mejor, o al menos intentar asumirlo con mejor cara... pero lo que más me ha ayudado es saber que no estoy sola. Es increíble lo que hace ver que en tu habitación a oscuras hay cientos de personas que lloran igual que tu, que sufren de lo mismo y que han salido de ahí. No sin esfuerzo, pero si que han salido.
Todo esto, toda estas vivencias me han hecho plantearme muchas cosas, incluso mirar a la gente de una forma diferente, porque dentro del cerebro de cada individuo hay una lucha interna y no se le puede juzgar. Lo sé, es una frase de facebook, pero hasta que no la vives no la aceptas y no lo digo para mitificarla y darle un poder filosófico que no tiene, simplemente expreso una realidad... una vivencia para alguien que la necesite. La puerta siempre está abierta, pero es uno quien la cierra.

Comentarios

  1. Uno es un cúmulo de recuerdos. Recuerdo que una vez un profesor de música me dijo que no me iba a olvidar de tocar porque el cuerpo tiene memoria muscular y sensorial, es decir, recordamos por los músculos y los sentidos, en el caso, el oído, el tacto y la pose de las manos. Y es cuando te das cuenta de cosas que has dejado de hacer por muchos años y vuelves a hacerlas y las recuerdas a la perfección. Yo escuché el tema de Titanic y como hacía años que no lo tocaba, me senté frente al piano y lo saqué y me salió tal cual recordaba haberlo aprendido.

    Y está bueno eso de sacarle todo lo bueno a algo malo. Siempre te puede servir de experiencia para no repetir errores también y para crecer, que todo nos pasa por algo, o al menos, quiero creer que sí, pues, muchas cosas suceden en base a consecuencia de nuestros actos, pero cuando ves que te pasan cosas malas ya empiezas a creer que son cuentas de vidas pasadas y que fuiste un perfecto hijo del diablo —he tenido períodos terribles realmente XD que cuanto menos, aseguraba haber participado en la inquisición en otra vida, sino, de no se explica cuanta mala suerte puede tener una persona xDDD—.

    ¡Mucho ánimo! Para que no vuelva a pasar eso. Siempre digo que eso de juzgar sin saber nada es un verdadero error. Uno no sabe cómo es la situación del otro para empezar a sacar supuestos, así que siempre, mejor conocer, luego, cuando tengas todas las cartas sobre la mesa y te animes a decir algo, hazlo. Pero aun así, es con cuidado que uno nunca termina de tener todas las cartas sobre la mesa al final de la partida.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no creo que nada a pueda olvidar del todo,pero si se aprende a vivir con ello. A aceptar las cosas que te pasan y a asimilar como será tu vida a raíz de eso... pero bueno, es como dices todo pasa.
      Gracias
      Cuidate

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares