El fin

Llevo bastante tiempo quejándome de mi situación laboral, de lo poco que el mundo se mueve para dejarme entrar y lo injusto que es cuando vez que alguien que no hace nada le caen las cosas del cielo.
En éste año me he quejado de mucho y realmente he reflexionado poco sobre qué podría hacer para mejorar mi situación. Por eso, a veces se agradece que haya gente dura a tu alrededor que te diga aquello que tú no quieres admitir y cuando eso pasa... ¡pum!
Todo acaba.



Aceptar que haces las cosas mal cuesta. O al menos aceptar que no estás haciendo todo lo que podrías hacer, porque después de todo... si estás "bien" ¿para que esforzarte más? ¿no? Es eso de salir de tu zona de confort y la verdad cuesta mucho. Y lo digo hablando por propia experiencia.
Siempre he querido ser independiente, pero sin esforzarme mucho, pensando que todo aparecería y que un día todo se haría. Cabe decir que soy perseverante a mi ritmo, quizás en vez de dar el 100% estaba dando el 85 % y cuando te esfuerzas tanto y ves que no hay beneficios te deprimes. Te sientes encerrado y comienzas a echarle la culpa al mundo, hasta que te dan la bofetada (no literal) y espabilas. Y cuando todo comienza a moverse comprendes que quizás no habías dado todo lo que podrías y miras al pasado y aunque te lamentas, en cierto modo agradeces eso porque te hace ver las cosas de una forma diferente.

Quizás con ésto parezca que desdigo todo lo que he dicho antes, pero no es verdad. La búsqueda de trabajo sigue siendo una mierda. Las entrevistas de trabajo también lo son. Sentirte tan expuesta, tan juzgada y tan indefensa no es algo que sea agradable y lo peor de todo es que, aunque hayas pasado esas partes lo sigues estando continuamente. El mundo laboral es jodido. No, mejor dicho... ser adulto es jodido. En el colegio no te enseñan éstas cosas. No te educan para que seas un adulto correcto, incluso en la educación de tu familia se saltan algunos capítulos y en cierto modo no sé si es mejor así o peor. Soy de las que creen que una hostia quita mucha tontería, pero también de las que los niños deben caerse ellos solitos para darse cuenta de las cosas... por lo que tener ésta dualidad hace que pueda comprender porque en el colegio o en mi casa se han saltado según que capítulos.

En definitiva, el fin llega. Parece raro, pero llega... así que no decaigas.

Comentarios

  1. Pasa que a veces necesitas de alguien que te golpee con la realidad. Es difícil, igual, creo que aun si uno pone todo de sí, el terreno laboral es complejo y aunque te expongas en las entrevistas y des lo mejor de ti, no te asegura tampoco que ellos te tomen en cuenta, me ha pasado. Pero es cosa de no rendirse o darle la vuelta y empezar a meterle pata en proyectos propios. Yo empecé haciendo artesanías y una amiga se sumó a esto, con suerte, podemos arreglarnos y conseguirnos un alquiler y quien te dice que no salga un buen negocio de esto xD aunque aun está en veremos esto último y es más, todo por cuenta propia pero, la cosa es no desanimarse. Que si una puerta no se abre, hay que abrirla así sea con el machete y la barreta en mano.

    Te deseo lo mejor y ojala, tu búsqueda acabe pronto <3

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me iré a buscar unos cuantos machetes para abrirme las puertas a machetazos, quizás así si que tenga suerte.
      Gracias y cuídate

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo