31: Dolor

¡Y el último día! Me ha costado bastante hacerlo porque no siempre estaba en casa para escribir y claro, no hacerlo seguido me molestaba un poco... pero bueno ¡lo he logrado!
Me ha encantado hacerlo y espero poder participar en más retos así, ya sabes... si conoces alguno dímelo y lo haré encantada.

El último día toda escribir algo en el que tú seas el protagonista, así que escribiré mi primera experiencia dolorosa en términos románticos. Lo adornaré un poco, pero bueno... ahí estoy yo.




Dolor
Una parte de mi cerebro quería creer que mi sufrimiento estaba justificado, después de todo, lo que sentía era tan real como que la lluvia moja. Quería creer que cuando llorara habría alguien a mi lado consolándome, pero ¿a qué le iba a llorar? No había relación, no había vínculo... tan sólo unas miradas, unos comentarios y unos momentos íntimos que no rozaban cuerpos. Solo palabras con dobles sentidos, miradas pícaras y significados entre líneas. No había nada tangente, pero en el mundo de lo inmaterial todo era real. Dentro de mi corazón, dentro de mi alma el dolor existía, pero la única persona que podía sanarla era la única que me había herido. Me quedaría con esa herida sangrando eternamente o hasta que otra herida superior apareciera... pero de mientras seguiría llorando en silencio.

Comentarios

  1. ¡Qué triste! Y es que los rompimientos amorosos duelen, en realidad, cualquier desilusión o separación con alguien a quién quieres sientes que es fatal.

    Me ha gustado mucho aunque sea tan triste.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! :D
      Si, duele mucho pero... se tiene que seguir. Me alegro que te haya gustado.
      ¡Saluditos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares