Sensaciones

Una de las cosas que el ser humano pierde al crecer es la capacidad de sorprenderse.Ya nada le parece raro o le asombra. En su cerebro todo esta registrado como "un posible" por lo que esa sensación de cosquilleo en el estómago se termina por perder y solo aparece en aquellos momentos realmente importantes.
Yo en cambio tengo una capacidad asombrosa de sorprenderme, eso quiere decir que aún sigo siendo un poco niña ¿no?




Desde pequeña he sido muy psicosomática, siempre mi cuerpo me ha avisado de mi salud mental haciendo que mis preocupaciones se volvieran dolores de barriga, ansiedad o dolores de cabeza. Antes no sabía diferenciar mucho esos dolores o algunas sensaciones causadas por recuerdos o experiencias vividas y es algo que aún a estas alturas me sorprende.

Una de las cosas que me sorprende y que me pasa mucho, es recordar vivencias pasadas con alguna música, algún aroma o incluso alguna palabra. Al principio es una sensación muy incómoda, porque es un malestar que no se centraliza en ninguna parte del cuerpo en concreto pero que te invade todo. Yo he llegado a sentir duchas frías, sí esa sensación de frío que te recorre todo el cuerpo sin ningún motivo, y todo a raíz de algo. Ese algo que enlaza a mi memoria y ¡boom! explota y te llena entera.
Esas sensaciones a lo mejor una vez cada cuaresma va bien, pero cuando te pasa de forma repetida en una temporada muy corta llega a ser abrumador, porque sabes que esos recuerdos son mejores que los presentes y claro te comienzas a lamentar, pero aún así... es una de las mejores sensaciones que uno pueda tener, porque te aportan el chispazo de motivación para querer volver a sentir algo por el estilo pero en el mismo momento en el que estás. No sé, ¿tú que crees?

Comentarios

  1. Yo creo que esto tiene mucho que ver con las asociaciones. Eso de sentir un aroma y recordar a alguien, por ejemplo. Dependemos de los sentidos y hemos evolucionado aprendiendo por asociación, sólo que creo que algunas personas tienen más conciencia que esto que otras sobre las asociaciones y los sentimientos, como si fuera una mnemotecnia más subconciente. Yo siento el olor de la comida casera e inmediatamente pienso en mi madre.

    Aunque también están los recuerdos que queremos olvidar y que son los que más aparecen sin que los evoquemos, por exactamente lo mismo: aromas, música, paisajes, etc. Y la verdad, no sé hasta qué punto es bueno y no dejarse llevar por las emociones que traen los recuerdos, que a veces te puede agarrar uno malo y no sabes cómo manejar eso, más si la situación no ayuda —en una crisis por ejemplo—.

    Sobre la capacidad de asombro, estoy completamente de acuerdo. Las personas hoy en día se esfuerzan en encontrarle el lado lógico a todo, razones y se olvidan de sentir y de asombrarse. Casona decía que tenemos la imaginación muerta, por eso, llega el momento que nada nos sorprende. Yo estoy muy a favor de eso hoy en día. Es bueno que la vida nos siga sorprendiendo, sea para bien o para mal, pero apostemos a que nos sorprenda para bien en su mayoría XD

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Si las asociaciones son bastante heavys, pero al mismo tiempo divertidas si sabes tomartelos con humor.
      Siempre de acuerdo con tus comentarios.
      Cuídate

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo