La desgracia de los buenos

Nuestros padres nos educan para ser buenos. Tienen la esperanza de que cuando seamos adultos, seremos personas de bien. Gente con un gran corazón, con el sentido de la justicia bien equilibrado y con el suficiente conocimiento del bien y el mal para obrar por el buen camino... o al menos eso es lo que ellos esperan, hasta que salen pequeños gremlings que te hacen la vida imposible y solo esperas que le vaya bien... ¡pues sorpresa! ¡Lo hará!
Ahora el mundo premia a los malos y castiga a los buenos, el karma esta desequilibrado o los malos le han chantajeado con chocolate.


Llevo siendo buena toda mi vida. En serio, me habré peleado una o dos veces fuertes. Jamás he dicho una mentira gorda y si lo he hecho termino confesando. No miento (a menos que sea una mentira blanca) y odio hacer sufrir a la gente. Me es biológicamente imposible desearle el mal a alguien, aunque de verdad deseara hacerlo. He terminado creyendo que no se me da bien odiar. No puedo. Hay gente que en su código genético tienen programado el odio como un botón accesible, pero en el mío ese carece de importancia por lo que... no existe.

Siempre me ha gustado pensar que la gente que me ha hecho daño en el futuro será castigada de alguna forma u otra, pero por desgracia divina no es así. La gente que más daño me ha hecho, más feliz es. Es una contradicción, cuando más hijo de puta eres, más cosas buenas te pasan... en cambio, cuanto más bueno eres, más desgracias te ocurren. ¿Le ves la lógica? Porque yo no.
Supongo que también la maldad a que yo aspiro a enviar es una apropiada a la maldad que ellos me han echado a mi. No quiero pecar de malvada suprema.

No lo sé, quizás debería comenzar a ser más hija de puta y dejar de ser buena porque si...

Comentarios

  1. ¡Hola! Yo también pienso lo mismo. Parece que cuando mejor persona eres, más hija del diablo es la vida contigo. En Argentina se ve muchísimo eso, especialmente en el sistema judicial. Pero ves que violan, matan, roban, te hacen mierda la vida y salen libre. Pero tú matas a una lacra por defenderte y te comes veinte años minimo dentro porque mataste a una lacra y a ellos no les tiembla el pulso para matarte por un par de zapatillas. A veces piensas que juegas para el equipo equivocado y que ser bueno al final de la partida, no tiene ventajas. Y que por ahí eres bueno y ya te toman de tonto después, que nunca falta quien se aprovecha de ti porque eres amable y considerado.

    Después se quejan de que las personas no son buenas, pero la situación, seguramente, repetitiva te lleva a ser así, a cansarte de ser bueno. A mi me pasó varias veces, una vez, me dijeron 'qué hija de puta que sos' porque no les presté una tarea y me echaron en cara que 'antes' era buena. Pero me pasó que presté la tarea una vez, me la copiaron tal cual y al final, el chico que la copió sacó el diez y yo saqué un misero seis porque le había copiado. Hablé con el profesor, le mostré mis fuentes de información —que eran tres libros pesados que me cargué ese día para que los viera— y me quedé con el seis porque yo había copiado. Y él, como tenía buena nota, ni se le movió un pelo ¡chau! Nunca más. ¿No hiciste la tarea? Jorobate. Y no me volvió a temblar el pulso para mandarlos a freír espárragos después de eso, aunque se enojaran. Y es que terminas pagando los platos rotos por buena nada más, por hacer 'el bien al projimo', pero llega el momento que al projimo le toca hacerte el bien y nunca llega. Así fue como fui descartando 'amigos' a lo largo de mi vida, porque era muy dada pero al final de la partida, los otros cuando podían pisarte la cabeza, lo hacían. Entonces ¿Qué nos queda? El karma parece no llegarles nunca a esas personas y yo no creo en dios así que la justicia divina no sirve.

    No sé, hay que seguir pensando que el karma les devolverá todo uno por uno, pero mientras ves como salen bien parado, pierdes un poco la esperanza de eso. Por lo menos, te queda el saber que no tienes de qué arrepentirte cuando te vas a dormir y que tienes la conciencia tranquila después de todo, aunque sea sólo eso.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una pena que el mundo esté así pero la vida es cruel.
      Quizás si que debamos ser malas después de todo ¿no?
      Cuídate

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares