Diario

Siempre me he considerado una negada para escribir un diario. Recuerdo que con unos diez o doce años (no me acuerdo) me compraron un diario de 101 dalmatas, con su llavesita y su candadito. Todo muy cuco. Y me encantó, lo recuerdo con mucho cariño. 
S'altre dia de pages  encontré el señor diario y me reí una barbaridad al leer las cosas que ponía. Creo que habían como tres páginas escritas y posiblemente habrían sido del mismo día. Sí, con eso dejo bastante claro mi constancia con la tarea de llevar un diario. Prometo solemnemente que he intentado tener uno, pero eso de tener que escribir lo que me pasa diariamente... lo llevo mal. Pero hace unos días decidí cambiar eso. Sí, he decidido hacer un diario, pero no uno normal. No pondré nada de lo que me ha ocurrido en el día o algo así. Más bien, pondré todas las ideas que se me vengan en la cabeza, y los sentimientos etc. ¿Por qué? Me he dado cuenta de que hay muchas ideas sueltas que se me vienen a la cabeza, pero no son cosas que llenaran enteramente un post, así que en el diario las pondré. Posiblemente también ponga algo cursi, como se acostumbra en los diarios... pero bueno. Poco a poco ¿no? A mi que no me estresen. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo