R.C #5 y 6: Charco

Hallo! (Danés)
¿Qué tal? ¿Ven? ¡Aquí estoy otra vez! Como dije que poco a poco iba a volver a recuperar el ritmo de todo, y así está siendo... me cuesta, sobre todo porque he de aprender a dormir menos y eso es un sobreesfuerzo para mi. Lo sé, si fuera por mi me pasaría la vida durmiendo y comiendo... pero bueno, hay que ganar dinero.

He vuelto con el reto de mi adorada Mia. Se supone que he de escuchar una canción e inspirarme con ésta. El problema es que como soy muy lista se me acumulan los retos y después voy de culo, así que he decidido juntar dos canciones, una de ella es la de "Who's loving you?" de Auryn y la de "Hello" de Adele. Hoy no pongo enlaces, estoy así de rebelde...
Si quieres leer el reto desde su blog, pincha AQUÍ.
Si quieres leer mis relatos anteriores, pincha AQUÍ.




Charco
Era bien entrada la tarde cuando recibió una llamada de teléfono. Al coger el auricular esperó escuchar la voz de alguien del hospital, después de todo le habían informado que le llamarían si había alguna urgencia. Por eso no le sorprendió escuchar el aparato vibrar, lo que si le pareció curioso fue quien habló. Edgar, con su sensual voz ronca le pidió que se pasara por su antigua casa, que debía decirle algo. A pesar de que no tenía ganas de verlo, supo que ante aquella petición tan cordial y correcta no podía negarse. No después de que él hubiera aceptado todos los acuerdos del divorcio y  no había sido uno fácil. Ella prácticamente se quedó con todo, exceptuando la casa que era un gasto que se negaba a tener. Jamás le habían gustado las casa grandes, pero él había insistido en vivir ahí y ella no se negó, por lo que al separarse él se tuvo que encargar de esa gran casa que se quedaría totalmente vacía, porque ella y los niños se marcharían.
Después de acordad una hora, colgó el teléfono se despidió de sus hijos que jugaban en el salón, cogió su bolso y chaqueta y marchó hacia su antiguo hogar. Mientras conducía se prometió no caer en los engaños de Edgar, era un encantador de serpientes y siempre terminaba de piernas abiertas sobre la encimera y ese día no podía hacerlo. No cuando comenzaba a conocer a otro hombre que era prácticamente todo lo que él no había sido. Edgar había sido un buen padre, pero un marido nefasto. Siempre estaba preocupado por el trabajo, pasaba horas y casi días subido en su coche policial patrullando la zona, de misiones y redadas. Pasaba más tiempo fuera que con ella, y cuando estaba en casa, no tenía fuerza más que para mirar la televisión con los niños. En ese entonces a todos les bastaba, pero cuando no fue así el divorcio se efectuó.

El jardín de la casa estaba descuidado, la hierba alta, los árboles cubiertos de insectos y el porche estaba poblado de hojas secas. Tocó el timbre y esperó a que él saliera, pero no se escuchó nada. Volvió a tocar y al no recibir respuestas buscó la llave de repuesto debajo del tiesto de una planta seca y muerta. Abrió y al hacerlo un aroma nauseabundo y agrío le golpeó la nariz. Todas las luces estaban apagadas excepto las del salón, aunque debía ser una pequeña porque la iluminación era muy tenue. Ella le llamó, avisándole que iba a entrar. Una parte suya quería mirar las paredes, envolverse en recuerdos pero el ambiente tenso y aquel aroma extraño le impedía ponerse melancólica y al llegar al salón tampoco tuvo la oportunidad de recrearse en ver a su ex marido sexy y atractivo...
Edgar estaba tirado en el suelo, sobre un charco de sangre y con la camisa empapada en algún líquido espeso y transparente. No supo en qué momento se movió, pero cuando se quiso dar cuenta ya estaba arrodillada llamándole, gritando su nombre mientras lágrimas calientes saltaban de sus ojos. Al comprobar que no tenía pulso y que estaba muerto llamó a la policía y mientras esperaba comenzó a pensar si aquella llamada podría ser el motivo de su muerte... ¿Podría serlo?

Comentarios

  1. Ejem... ¿Haces trampas en mi reto? ¿En serio? Decepción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es trampa, uno dos porque si no me pilla el toro. T_T ten compasión.

      Eliminar
    2. Podrías haberlo hecho perfectamente. No me gusta. Un cero.

      Eliminar
    3. Te gusta, pero como he hecho trampas ya no ¬¬

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me ha gustado, aunque no he terminado de entender las razones por la que se suicida ¿Venganza nada más?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Suicida? No se suicida, vamos... eso tenía en mente. Pero bueno, por interpretaciones que no quede.
      Un besote

      Eliminar

  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que fuerte el texto la verdad! me ha gustado pero me ha dejado como extraña

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! :D ¿Como que te dejo extraña?
      Un besito

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Dilemas Capilares