Ser Princesa

Todas queremos ser princesas. Es una realidad, chicas aceptarlo. No es tan malo querer serlo. No es malo desear que el mundo te ame, te aprecie y desee que seas feliz. Es normal que queramos ser la princesa de alguien, sentirnos la tapa de la coca cola por un momento.
Es lógico...
Ahora me pondré a catafiar, así que ponte cómodo y ten la mente abierta. Porque voy enserio. 


La imagen de la princesa se ha visto modificada por culpa de Disney. Todo hay que decirlo. Y amo Disney con toda mi alma, soy chica Disney ( si, con 20)  y supongo que disfrutare de ver las películas hasta que este senil y a mis hijos le enchufaré las películas hasta por los poros.
Es una realidad, también la acepto. ¿Lo haces tú?
La cosa es que; por culpa de estas películas el papel de la princesa se ha visto modificado, y no de manera positiva. Según D (abreviado) las P (otra abreviación) son débiles, necesitan ser salvadas y no tienen suficiente fuerza de voluntad para hacer nada más que esperar sentadas a que venga el príncipe azul. Así que... ya vamos malamente.
Es verdad que el concepto de princesa se ha visto modificado, pero el significado sigue siendo el mismo: Ser adorada. En lo malo y en lo bueno. ¿Quién no quiere que le amen de la forma que es? Incluso los hombres desearían ser Princesas... o Princesos. Porque si les toca ser el príncipe... ahí ya cambia la cosa.
Quiero ser Princesa, quiero tener un mayordomo llamado Watson y una corte que me ame, aprecie y desee mi absoluta felicidad. Eso no signifique que no lo tenga... pero ¿me entienden no?
Toda mujer, aunque nos cueste aceptarlo queremos ser princesa. También mucho a nuestro pesar, queremos a un príncipe que nos venga a salvar. Chicas, pero sólo en momentos puntuales, no siempre.


La Princesa del siglo XXI es capaz, tiene voz, derechos, presencia y sentimientos. Y puede hacer todo lo que desee y más. No necesita una sombra masculina para todo. Solo en momentos puntuales. 


Si miras en el pasado hay muchas Reinas que en su momento fueron princesas y son todo un icono en el mundo actual.
Por ejemplo la Reina Victoria de Londres (XIX época Victoriana), aunque no fue Princesa, es Reina y más o menos los roles son semejantes, ya que es el Rey que tiene voz. 
¡PUES NO! La Reina Victoria fue una gran mujer y realmente la adoro.


Quiero ser Princesa, pero eso no supone que sea débil o incapaz. Simplemente quiero serlo
... y quiero a Watson.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Hybrid Child

Doctor Macizo