Ejercicio #2: Blanco

¡Misa al habla!
He decidido terminar éste reto antes de comenzar con cualquier otro, he visto que me queda bastante poco y así quito este de mis marcadores y agrego otros.
Hoy me toca algo extraño, no está muy bien especificado así que simplemente tocaré las teclas a ver que me sale.
Se supone que he de escribir algo sobre un papel en blanco, así que basándome un poco en la historia de "Un Novio de Papel" haré algo parecido.
Como sabes, si te gusta y quieres una continuación tan sólo dilo.



Blanco
Al llegar a la habitación sacó de un cajón un pequeño diario. Realmente no le importaba que alguien lo leyera, pero tenía la costumbre de dejarlo todo ordenado antes de ir al instituto. Normalmente solía escribir al terminar los deberes, después de ducharse y cenar, pero ese día necesitaba escribir antes. No es que hubiera sido una mañana en el instituto interesante y mucho menos por la tarde, en su casa haciendo lo mismo de siempre, pero tenía como la necesidad física de sentarse y rellenar las páginas en blanco de sus pensamientos. Sentía que si lo hacía, quizás al día siguiente podría ocurrió algo interesante. Por lo que con esa creencia abrió el diario, buscó la página vacía y comenzó a contar sus vivencias y por último se quejo de lo sola que se sentía, de lo apartada de sus compañeras y deseo poder ser bendecida con un novio. Tenía quince años y aún no había conocido el amor, ya era momento de comenzar a experimentar cosas nuevas, pero parecía que su destino la quería sola. Después de garabatear algunas ideas en la siguiente hoja hizo un pequeño esbozo del hombre ideal para ella. Sonrió y se sintió feliz al sentir que aún sin llevar días sin dibujar seguía teniendo talento. Su hombre era precioso. Un hombre de verdad, no como los críos de su clase. Bostezó y decidió que dormiría, quería que mañana llegara pronto.

Las clases estaban movidas, el profesor tardaba en llegar y eso era algo bueno para todos. Ella aún estaba medio dormida y no sentía la emoción de sus compañeros, por lo que aburrida miró las hojas de su libro para distraerla, cuando de golpe la puerta de clase se abrió y aquel hombre apareció. Tuvo que mirar dos veces antes de pensar que estaba soñando. Su hombre ideal estaba ahí, delante de ella y sonriéndola. Solo a ella... ¿Qué estaba pasando?

Comentarios

  1. ¡OMG! Dichosa de ella que su hombre ideal traspasó el papel ¡Me encantó! Ojalá fuera tan simple xD Me ha recordado a Rubí, la chica de mis sueños, aunque ahí es un escritor que crea a una mujer para que salte del papel.

    Muy bueno, me encantaría leer más de ellos dos <3

    ¡Un abrazo!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si? Sería genial que pudiéramos tener a nuestro hombre solo escribiéndolo en un papel. Me alegro que te haya gustado, entonces lo pondré en la lista de pendientes de continuar.
      ¡un besote!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo