25

¡Hoy tengo un cuarto de siglo!
Veinticinco años... si. Se dice rápido pero lo que me ha costado asimilarlo. Ya decían que a partir de los dieciocho el tiempo pasa volando ¡bendito el día que lo escuché y pensé que era mentira!
Esto de tener años es algo muy fuerte y más cuando te das cuenta que el tiempo pasa realmente. Sí, es así porque cuando eres más "joven" no estas del todo segura si el tiempo pasa o no, te ves igual que atrás y no sientes que hayas avanzado nada. Y parece triste, pero con mi edad... aún siento que es así, pero cuanto más pienso más veo como ha pasado el tiempo. Si miro atrás veo que he pasado por mucho, que mi corazón tiene cientos de cicatrices y siento que aún tendré más y quiero recibirlas con el corazón dispuesto.

Nunca he sido una persona que "me guste" celebrar la edad. Más bien, para mi los cumpleaños siempre han sido una forma de obtener regalos. El único día que "puedes" exigir que te regalen. El único momento que eres el centro de atención y puedes ser todo lo que quieras y te lo permitirán. Es el día que te excluye de hacer cosas, o de enfadarte. Es como si estuvieras vetada para hacer cosas. Y en cierto modo... ¡es genial!
Desde que cumplí los veinte comencé a tener una "crisis" me sentía demasiado mayor y parecía que mi mundo no avanzara. Veía que la gente de mi alrededor avanzaba y yo seguía en el mismo lugar que cuando era adolescente. Y esa sensación fue avanzando a medida que al dos le iba agregando números. A los veintitrés se suponía que debía tener cientos de cosas, y a penas tenía una. Y cuando llegaron los venticuatro... fue como ¿qué he hecho con mi vida? Obviamente, he hecho mucho. Mucho más que muchas personas (¡viva la redundancia!)  y estoy orgullosa. Orgullosa ahora.
Siempre me he quejado que la sociedad te impone hacer qué cosas, y que tienes que tener cuando llegues a una edad... se supone que con veinticinco debería estar pensando en vivir con mi novio, o pensando en comprarme un coche... ¡incluso pensar en bebés! No tengo novio y mucho menos estoy pensando en vivir con él. El coche... bueno, estoy en ello. Y lo de los bebés, antes de los treinta he de tener a mi churmbele en brazos. Pero eso, ya es cuestión de reloj hormonal y no por presión social.
Pero aún así con toda esa presión social, haciendo las cosas a destiempo... siento que poco a poco y a mi manera voy cumpliendo mis metas. Poco a poco, a buen ritmo y siempre rodeada de las personas que quiero.

¿Qué puede dar más felicidad que eso? Estar con las personas que amas, haciendo lo que adoras y simplemente riendo y disfrutando de un momento mágico. Un momento especial y que une diferentes vidas en una sola. Un día donde los recuerdos de una vida se aparecen y te hacen sentir plena y feliz.
Sin ninguna duda... el mejor cumpleaños de mi vida.

Comentarios

  1. ¡Hola! ¡Y felicidades! Ojala te esperen muchos años así, que puedas decir con orgullo, tengo 25. Nos llevamos unos cuantos meses de diferencia, yo en abril cumplo los 25 XD y sí, es una etapa crítica, aunque intento no pensar en esas cosas y ahorrarme problemas y dolores de cabeza que para eso, soy.

    En todo caso, sé feliz <3 que eso es lo más importante y ya lo otro, se irá dando. Espero hayas tenido un bonito día y te hayan mimado y regalado muchas cosas <3

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vocación

Hybrid Child

Doctor Macizo