Niña: Capítulo 1

Moin! (Alemán del norte)
¡Sigo viva! He estado unos días algo out porque se acercan las navidades y obviamente yo tengo que gastarme el dinero que no tengo... cunado hayan pasado las fiestas haré una super entrada con todas mis nuevas adquisiciones y los auto-regalos que me he hecho, pero por los momentos te tendrás que conformar con saber que sigo viva. Sé que dije que intentaría escribir cada día, pero bueno... si fallo un día no me lo tendrás en cuenta ¿a que no?

Después de haber leído que debía hacer una segunda parte al relato de "Perdida", me he animado y he escrito un poco más, quizás termine haciendo una historia algo más larga porque se me vienen bastante ideas a la cabeza... pero bueno, espero que ésta parte te guste tanto como la primera.
Sin más... ¡te dejo leer!

PD: Si no has leído la primera parte, en el nombre dejo el enlace para que la leas.


Niña
Capítulo 1:

La pequeña temblaba entre sus brazos. A pesar que los ruidos y los gritos habían cesado, ella seguía asustada, escondiendo la cabeza en su pecho y sujetándose con fuerza, como si al hacerlo estuviera protegida de algo que ella no entendía. Por instinto la pegaba más contra su pecho y seguía preguntándose una y otra vez qué haría en ese momento. Sabía que no podía quedarse encerrada en el baño eternamente y que cuanto más tiempo tardara más difícil sería escapar, y más sabiendo que la policía la estaba buscando. Por más que quisiera pensarlo no podía comprender como aquella criatura había provocado todas aquellas explosiones,, simplemente su cerebro no podía entenderlo y aunque su sentido común le decía que fuera con precaución, se negaba a creer que fuera real. Debía haber una explicación para todo, seguramente los padres se lo podrían explicar o comentar lo que había ocurrido, pero claro, el paradero de ellos también era un misterio.

Cuanto más pasaba abrazada a la niña, más cariño le iba cogiendo y se preguntaba como unos padres podían abandonar a su propia criatura en aquel cáos, y más sabiendo que ésta lo había provocado, si era el caso. Si fuera la madre, jamás la soltaría. Automáticamente la estrechó más contra su pecho, deseando que el dolor que crecía en su pecho se suavizara, sabía que sería imposible, después de todo, al estar cerca de ella abría viejas heridas que pensó haber cerrado. Quiso perderse en sus pensamientos cuando la puerta se abrió, una voz conocida la alertó y pronto comprendió que se trataba de Elizabeth, su mejor amiga. Ésta hablaba con su marido por el teléfono, le explicaba con voz pausada que estaba bien y que la estaba buscando a ella. Estuvo tentada en salir y decirle que estaba ahí, pero las manitas de la niña seguían fuertemente cogidas de su camisa, avisandola que aún estaba muerta de pánico, por lo que decidió hablar tras la puerta. Debía proteger la identidad de la niña, aunque no sabía si su amiga había escuchado sobre la pequeña.


  • ¿Sisi?- la llamó tras la puerta. Oyó como ésta se movía y se acercaba a donde estaba ella. 
  • ¿Enea?¿Qué haces aquí?- preguntó con la voz alta y preocupada.- ¡Me he vuelto loca buscándote! ¿A quién se le ocurre meterse en un centro comercial con explosiones?¿Es que quieres morir? 

Antes de que continuara la cortó, sabía que si seguía hablando no terminarían jamás. Con voz suave le explicó la situación sin entrar en detalles, le pidió que trajera algo de ropa y una peluca. Al principio Elizabeth se mostró un poco reacia en aceptar la petición sin información, pero al ver la seguridad en su voz simplemente accedió, por lo que nuevamente la niña y ella se quedaron solas en el baño.


Estaban en un taxi, oyendo las noticias de última hora; hablaban sobre el accidente ocurrido, que se buscaban las causas y que habían oído posibles hipótesis de que fue un crimen organizado. En ningún momento hablaron de la niña, pero dejaron caer que podría haberlo hecho una persona poco sospechosa. Temiendo por la seguridad de la niña, la abrazó con más fuerza , sintiendo así que la protegía de las voces de la radio y del taxista que en ningún momento mostró interés en ellas. Posiblemente pensara que eran dos víctimas más, una madre y su hija. Por primera vez en su vida se alegró de su aspecto tan extranjero y que pudiera hacerse pasar por la madre de la pequeña.
Cuando el coche se detuvo en el bloque de pisos, el hombre se negó a cobrarles y les deseó suerte. Algo que Enea sabía que necesitaría, se acababa de meter en el mayor lío de su vida. Casi sin pensarlo se había llevado a su casa a una niña desconocida, sin preguntar ni buscar a sus padres. En cierto modo sabía que éstos jamás preguntarían por ella, o al menos esa era su intención, por que si no... ¿por qué la habrían abandonado en aquel momento?


Su casa estaba a oscuras, las cajas de la reciente mudanza aún estaban por colocar, el olor a cerrado y los muebles aún tapados daban un aspecto más tenebroso que el que tenía, lo supo cuando la pequeña gimió asustada al ver las sombras del mobiliario y como las sábanas se movían con la brisa que entraba de las ventanas que ella había abierto. Riendo encendió las luces, destapó un sofá y la sentó en el. Le pidió que se quedara un momento y buscó un vaso en la cocina, lo llenó de leche y lo calentó. Mientras esperaba a que se calentara, se quedó observando a la pequeña, que movía los piecitos y miraba el salón con curiosidad, cuando descubrió a su gato, su carita redonda se llenó de luz y al acto se puso a jugar con el gato. En ese momento escuchó como la pequeña comenzaba a contar una historia, una que no era para nada infantil. La niña estaba explicandole lo ocurrido al gato, lo que había hecho...
Estaba escondiendo a una criminal. Una criminal de 5 años... ¿como la iba a entregar?

Prólogo <<                                                                                                              Capítulo 2 <<

Comentarios

  1. ¡Hola! Me encanta la historia ¡qué locura! Una niña psicópata DDDD: Espero a leer más de ello ¡qué lio se ha llevado Enea! XD por las dudas, que no la deje sola con el gato DDDDD:

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! Que mala, pobre criaturita mía y pobre gatito.
      Si, Enea se ha metido en un buen lío, pero bueno... ya se verá.
      Un beso

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  3. !Que interesante, por Dios! otra vez me dejas en ascuas. Sabia que podias alargar su historia y muy buena que te esta quedando. Qué sagaz el pensar en disfrazarse para salir del lugar.
    No me puedo imaginar una nenita de tan escasos años convertida en una psicópata? debe haber algo más que eso. Y me quedo a la espera de averiguarlo.
    Besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay que felicidad me das! Me alegro que te guste. Y si, una niña psicopata... pronto escribiré el siguiente capítulo.
      Un besote

      Eliminar

  4. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Es una historia algo fuerte a mi parecer la verdad me siento triste por la pequeña abandonada :c buena historia me ha gustado!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es bastante dura en ese aspecto, pero bueno.. al menos encontró a alguien que la quiere. Me alegro que te guste.
      Un besito

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vocación

Hybrid Child

Doctor Macizo