GatoPerro


Malo e lelei! (Tongano)
¡Ay que meditabunda estoy! Será que las cosas siguen cambiando y me doy cuenta de cosas que ya sabía pero que no quería aceptar porque duele. ¡Ay de mi! Soy demasiado perro y quiero ser gato.
Si fuera un gato creo que no sería tan sensible y tan malditamente sentimentalmente dependiente... a veces me gustaría no ser una esponja, no ser empática y no ser tan buena, pero soy un puto perro. ¿Qué puedo hacer?

Siempre estoy diciendo que me encantan los gatos, que prefiero a los mininos antes que a los canes. Y realmente... ¡es verdad! Esos seres son tan independientes, tan pasotas e interesados. Sólo les importa su propio culo y son leales cuando realmente creen que esa persona les será leal. Son maravillosos... no entiendo como hay gente que no les gusta.
Por otra lado, los perros son tan dependientes, tan cansinos y te aman tanto que... soportar el amor de otro ser así es bastante cansado, y cuando me pongo a pensar eso... me doy cuenta que soy un maldito perro.

Me gustaría pensar que soy un gato: distante, soberbio y que le dan ataques de amor muy de vez en cuando, además que no se entrega a nadie y no sufre por tonterías. Pero no, no soy un gato. Soy un perro... demasiado.
Soy horriblemente leal, dejo parte de mi alma por aquellas personas que quiero y para colmo sufro sola, sin motivos y sin razón. Simplemente sufro. Siempre lo he dicho, la gente normal ama un 100% y yo amo un 500%. Cuando quiero a alguien, me vuelco en esa persona, la cuido, la mimo y la estreso. Sé que no soy una persona fácil, que soy... todo emoción y sentimiento, pero ¿qué puedo hacer? Y como doy tanto de mi, como entrego tanto es normal que exija lo mismo ¿no?
Pero supongo que todavía no hay personas hechas para aguantar una carga de amor tan suprema como lo que soy.

¡Ay de mi!

Comentarios

  1. ¡Hola! Que te noto frustrada owo la verdad, yo creo que el mundo sería más bello si hubiese más perros y menos gatos entre las personas. Yo soy de esas que es más fiel que un perro y que me he llevado varias decepciones a causa de ello. Desgraciadamente, no todo el mundo está dispuesto a dar el mismo amor que tú das. No creo que todo el mundo ame al 100%, ni por cerca, son pocas las personas que son capaces de dar todo y más por un ser querido, de ahí que surgen todas las decepciones, que te das cuenta de todo lo que haces, hiciste y estás dispuesto a hacer por el otro y no recibes lo mismo.

    'No dejes que nadie te quiera menos de lo que tú quieres', no recuerdo el autor de la frase, pero me parece un buen estandarte para tener en cuenta. Al menos, uno encuentra su propio valor en ello y si es más, mejor, pero menos ¡nunca!

    Aunque también creo que hay personas que o no saben expresarlo o no saben valorarlo. Están tan acostumbrados a recibir que les pasa que se dan un golpe de realidad cuando ya no está y lo notan en falta. Y están los que no saben cómo diablos expresar eso que les pasa o que prefieren hacerlo por medio de los detalles, no sé, creo que hay un poco de todo, por lo que jamás se va a recibir lo mismo que se da, pero creo que si nos hace feliz de todas formas, vale.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no estoy tan frustrada, he estado un poco tristona pero ya estoy bien. Gracias por tu opinión guapa.
      Un besote

      Eliminar
  2. Que bonito texto. Me gusta como la narrastes con esa vida perruna.
    Me hubiese gustado ser un gato, simple por la única razón que, me disfrutaría las 7 vidas. Jajaja estoy vacunada contra el amor, no hay manera que traspase mi corazón. Lo aprendí tarde, pero mas vale que nunca.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá yo también lo esté, pero la vida es así...
      Gracias :D

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares