El infierno


El infierno existe, aunque de una forma más literal que metafórica y créeme, no se lo recomendaría a nadie. Ni incluso a mis peores enemigos.
Es una sensación tan horrible, tan cansada y que te deja a unos niveles tan bajos que no tienes ni fuerzas de luchar...
Una vez dije que todo lo malo acaba, pero hasta que no ves la luz no sabes cuanto tiempo durará. Y precisamente ahora estoy en ese tramo que solo veo oscuro...  siempre cuento cosas positivas, animadas y esperanzadoras sobre el ánimo, los trastornos o la ansiedad, pero nunca he hablado del malestar, de lo que uno siente y es que no hay palabra, porque a diferencia de lo que creen los religiosos, el infierno está creado a la carta por cada uno. El infierno son tus miedos y cuantos más tengas, más te podrán controlar.




Los trastornos de ansiedad son horribles, pero aún son peores cuando los asocias a un pensamiento o una idea y ésta va enlazada a uno de tus miedos. Que a decir verdad, todas las ansiedades van ligadas a algo que te angustia.
Una de las cosas divertidas (si, porque hay que encontrarle el lado cómico) es que tu "Infierno" tiene una bolsa con tus miedos y dependiendo del momento de tu vida que te encuentres, éste registra y decide por donde atacar. Ahora tienes que trabajar, te meto miedos con el trabajo. Ahora tienes pareja, te meteré miedo con la pareja... es simplemente mover un dedito y ¡zasca! Ya te tiene.

Soy muy partidaria de acudir a ayuda especializada, porque muchas veces te ayuda y te guía en ese transcurso tan horrible. Eso si, a veces es necesario ir con la predisposición de que te ayude, porque si no es así, te aseguro que no sacarás nada en claro. Muchas veces las propias personas tenemos las soluciones, pero éstas son soluciones que te ayudan a huir de tu miedo, que no te hacen enfrentarlas y quizás... es ahí donde se muestra la madurez. ¿Huir o seguir?
Unas veces huí, otras veces luche... ahora tengo que volver a elegir. Una u otra, pero al menos ahora tengo claro que las recaídas existen, el infierno esta esperandome, haciéndome más fuerte y burlándose de mi, porque después de todo los malos se ríen. Incluso tus propios malos.

Comentarios

  1. Ya me decía mi madre que no hay peor enemigo que uno mismo. Y es totalmente cierto, que cuando pasan ciertas circunstancias, no hay nadie peor que uno para hacerte sentir mal. Pero creo que también sirve para crecer y aprender a vencer a nuestros propios demonios que tampoco está esto de andar por la vida como martir, aunque a veces, cuesta mucho salir del pozo, es posible ir subiendo piso con piso, de a poquito.

    ¡Mucho ánimo! Que yo estoy del otro lado del charco, pero siempre apoyándote <33 siempre hay que seguir peleando. Espero que todo mejore <3

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Si, todo pasará y será una lección de vida para superarse. Un besazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares