Trayectos

Como bien sabemos soy una persona un tanto despistada. Me llevo cosas por delante, me caigo y resalvo. Algunas de esas cosas son normales entre la gente como yo, luego esta el plus añadido que es el de la "orientación", si sabes orientarte no hay problema, porque si sabes eso es imposible que te pierdas. Pues miren personas que yo no tengo el plus ese, ya que tengo buen sentido de la orientación, gracias a la memoria fotográfica que poseo. Si es algo excelente, he de decirlo. Pero aunque tenga eso...¡sigue siendo un coñazo! Soy capaz de perderme después de haberme mirado el recorrido veinte veces. Es totalmente verídico.
Resulta que ayer fui a ver el camino que debía tomar para ir a la Clínica Juaneda. Si señoras y señores, voy a ir a prácticas. Aplausos por favor. Gracias, muy amables. Después de mucho esfuerzo estudiando, al fin da su fruto. A lo que iba, pues eso. Voy, cojo el bus como toca y llegó a la parada donde debo pararme, y me veo que no se donde estoy. Respiro, mantengo la calma y camino un poquito, entonces me encuentro a una señora muy amable que me guía por unas callejuelas hasta que al fin llegué a mi destino. Bueno, la ida fue bien...¿y la vuelta? Yo pensé que seguramente cogiendo el mismo camino llegaré al lugar inicial. He aquí que fue así, pero luego....digo... ¿y donde cojo el bus de vuelta? Y me vez a mi caminando de arriba, para abajo, de abajo para arriba, de un lado para el otro...y así que al final encontré la bendita parada del bus. Me subo y digo: ¡Ay! no me acuerdo como he llegado aquí...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo