Reto Juevero: Prótesis

Sain uu! (Mongol)
Hoy he tenido turno de mañana y estoy reventada, he estado descansando durante toda la tarde, aunque es una forma de "descansar" algo falsa, porque al llegar de la residencia tuve que ordenar, limpiar y hacer unas cositas por casa... así que descansar ha sido después, pero bueno... ahí voy.

Como ya dije, tengo mi lista por tachar y ahora me toca quitar la del Reto Juevero, ésta vez no lo hago un viernes, sino en un martes... soy genial. ¿A que si? Intentaré hacerlo al día el próximo, pero no prometo nada... todo depende a que hora suban el reto y si puedo escribirlo.
En fin, volviendo al reto se supone que en ésta semana el tema es "Un tutor", escribir algo con éste personaje o llevar éste término a otro nivel y yo tengo una idea.
Quizás sea algo fuerte, pero bueno... fue una idea que tuve ayer por la noche mientras intentaba dormir.

¡Allá voy!




Prótesis
Debía estar feliz, o al menos sentir alguna emoción a parte del pánico. Pero mi cerebro no lograba procesar ningún otro pensamiento que ese. Ignorando los golpes de la puerta, guardé la cajita y la escondí lejos de los ojos de mi marido. En ese instante no podía centrarme en eso, no hasta haberme reunido con Jessica, mi tutora, mi guía. La necesitaba.

Ella estaba como siempre, sentada en su sofá, con las gafas medio deslizadas en su nariz fina, mirando una libreta vacía y esperando con una infinita paciencia a que me sentara con la humeante taza de café en la mano. No era algo apropiado beber café en una cita así, pero Jessica decía que quería que sus alumnas- como le gustaba llamarnos- se encontraran cómodas, y para mi, estar sentada con una taza caliente en mi única mano me tranquilizaba.

- ¿Qué ocurre?- preguntó al ver que no daba mis previos sorbitos antes de hablar.
- Estoy embarazada.- vi en su expresión que estaba apunto de felicitarme, pero al ver mi estado de animo se calló. Sonreí triste, se lo agradecí.- ¿Sería una buena madre?- quise saber, mirando el líquido negro de la taza, mientras movía un dedo nerviosa.
- Toda mujer puede ser una buena madre.- contestó colocándose a mi lado, quitándome la taza y cogiéndome mi mano.- ¿Es por la prótesis?

No hizo falta que dijera nada, una amarga lágrima saltó de mi ojo y volví a revivir aquella horrorosa imagen en el momento que junté una criatura pequeña con una prótesis de gancho: El bebé llora, por lo que corro a su lado para cogerle. Quiero hacerlo con la mano derecha, pero no tengo suficiente fuerza aún y no controlo aún los estímulos. El bebé sigue llorando, por lo que olvidándome de mis miedos y centrándome en la necesidad del niño, lo cojo con la mano izquierda, acunándolo y con la derecha le sujeto la pequeña cabecita entre las pinzas que fingían ser mis dedos. En un momento quise estrecharlo con cariño, pero el impulso nervioso que envió mi cerebro a la prótesis fue el incorrecto, y los dedos metálicos y sin tacto aplastaron el pequeño cráneo de la criatura, haciendo que la vida de mi hijo se apagara en un segundo.
Lloré al recordarlo, al sentir la presión que ejercía mi mano en el recuerdo. Aún no tenía la prótesis, podría tenerla y toda mi vida cambiaría, pero tenerla supondría poder hacerle daño a la vida que estaba creciendo en mi.
Miré desconsolada a Jessica, esperando una de sus sabias palabras.

- Siempre están las prótesis no articuladas.- me recordó al terminar de escuchar mi horrible pensamiento.
- No podré sentirlo...- me quejé en voz baja.
- Aún tienes una mano.- me recordó con voz dulce.

Y acordándome de ello, miré mi mano izquierda y me mentalicé para fortalecerla y hacerla la guía de mi maternidad.

Comentarios

  1. El ayudar a vivir con una protesis, que importante papel de esa tutura.
    Hubiera sido un buen relato para el jueves pasado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en teoría es para el jueves pasado xD pero como voy a mi tiempo. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola! Qué fuerte el relato, debe ser todo un problema vivir con prótesis. Aunque hoy en día son bastante más permisivas —y si el dinero lo permite, pueden hasta pasar por manos—, el problema es para los que no tienen acceso a esas. Mi abuelo usaba prótesis en la pierna, pero más por tozudez que se negó a que la falta de su pierna impidiera vivir con plenitud, así, hasta siguió manejando el camión hasta su muerte.

    Me ha gustado mucho el relato <3 Normalmente, los relatos de los jueves se publican de miércoles a viernes. Éste era el tema de la semana pasada, el de esta semana es el de Soledad, puedes verlo justo aquí a la propuesta completa http://desgranandomomentos.blogspot.com.ar/2017/01/este-jueves-un-relato-soledades.html#comment-form

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya avisé que era un poco fuerte. Yo nunca he conocido a alguien con una prótesis, así que no sé como será vivir con ella, pero seguro que fácil no será.
      Gracias por decirme como iban los retos jueveros xD se agradece.
      Un besote

      Eliminar
  3. ¿En qué te has inspirado para semejante texto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en nada, me puse a pensar por la noche y me apareció xD. Es horrible lo sé... tétrico.

      Eliminar
  4. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Dios este es uno de los texto que más me ha gustado es tierno y trágico a la vez, los has llevado bastante bien la verdad te haz lucido con el texto.


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Y eso que me daba un poco de pena, pero me agrada que te guste.
      Enseguida me paso a leerte.
      Un besote

      Eliminar
  5. Amiga, lo bordastes con maestría. Es un relato impactante, y me ha sacado una lagrimilla. Debe ser terrible pasar por estas circunstancias. !Bravo!
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias. Besitos

      Eliminar
  6. ¡Hola! Leo en este relato un mensaje muy importante. Podemos ver las circunstancias por el lado bueno o por el lado malo. Ser optimista o pesimista. Por suerte, la protagonista decide al final darle más importancia a lo bueno (que todavía le quede una mano tiene más peso que no tenga la otra) y seguir adelante. Aunque sí que es muy dura la tragedia por la que ha pasado.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tiene un doble fondo... pero hay que seguir adelante y sacar las cosas buenas incluso a las cosas malas.
      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares