Arte para el crecimiento

Cuanto más grande me voy haciendo, más disfruto de las pequeñas cosas que voy haciendo. Quizás porque he pasado un año bastante extraño y me he visto replanteándome cosas que antes no pensaba. O quizás, simplemente como ya lo sabía no era del todo consciente de lo real que era...
Llevo desde Marzo (desde que me fui a Dublin) leyendo bastante, y desde el verano pasado yendo a conciertos e incluso, escribiendo más de lo que solía hacerlo. Y todo eso me ha hecho tener unos ciertos momentos de felicidad absoluta... más que felicidad, diría que son como momentos de absorción absoluta. Momentos que desconectas de tu vida, de tus problemas y de tus pensamientos para adentrarte en aquello que estás haciendo. Por ejemplo leyendo, es como si los oídos se me taparan, dejara de estar realmente en cualquier lugar y cambiar mi nombre y edad...y transformarme en el protagonista o la protagonista de la novela que estoy leyendo. En ese momento inmersa en la lectura, desconecto de la fantasía y me doy cuenta que he vuelto a la realidad y luego vuelvo a leer y nuevamente aparece esa sensación plena. Pasa lo mismo con los conciertos, aunque quizás en éstos como no tienes que estar 100% concentrada, por lo que tu mente puede viajar por cientos de pensamientos que posiblemente no sean nada importante, hasta que vuelves a la realidad. Cuando escribo quizás todo lo anterior cambia, porque realmente eres consciente de todo, pero aún así hay una cierta desconexión con tu vida que te deja feliz.
Es como entrar en un mundo paralelo, pero sin tener que moverte o pensarlo mucho. Simplemente desconectas y ya está. Es tan fácil como abrir un libro, ir a un concierto o hacer aquello que más te gusta.

Quizás nunca lo he dicho, pero leer o escribir o ir a conciertos, te hace conocer un mundo diferente. Te abre horizontes y te enseña. Todo tipo de arte te hace ser más creativo y la creatividad te hace crecer. Te hace crecer tanto como persona, como adulto o como sea cual sea tu profesión o tu intención de ser en el futuro.
Hace poco oí que querían quitar la música o la plástica en el colegio, y poner más religión o más horas de matemáticas. Veamos, si he de ser sincera la religión sirve para un carajo. Le pese al quien le pese, dar una sola clase de religión es una pérdida de tiempo. Si quieren dar clases de religión, deberían hacer una clase global de todas las que hay en el mundo, no sólo la católica, como se quiere hacer. Lo de la plástica es porque no quieren que la gente sea creativa, en pocas palabras, no quieren que los niños pienses y vean como se está convirtiendo el mundo en un vertedero.
Honestamente, creo que deberían poner más clases que exploten la creatividad, que enseñen a los niños a encontrar aquello que les guste y que poco a poco vayan encontrando su sitio en el mundo.
No se cuantas veces habré escuchado de palabras de mis amigos "Es que no sé en que soy bueno/a". Es un poco triste oír eso, todo el mundo es bueno en algo... o bueno en potencia, pero la educación no ayuda a que ésta parte se explote... No sé todo es muy triste.

Si, ya vuelvo con mis comentaros revolucionarios que simplemente me permiten quejarme de una sociedad que no me gusta nada, pero que no tengo más remedio que vivir.
Quizás me tendría que ir a algún lugar que nunca pasa nada... ¿conoces alguno?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo