Y sigo buscando...

Este año he estado bastante apartada de todo lo que es la música clásica, y de la música en general. A pesar de que escuchaba a mis amados Johnnys, y de vez en cuando me deleitaba con el Gabriel's Oboe de Ennio Morricone, no podía centrarme en ellos y leer entre sus notas...
Todo eso debido a la vida de estudiante que al final conseguí. Después de muchos años de estudios, de muchos cateos... ¡lo conseguí! 
Pero no hablemos de mi... no hoy. 

Hace poco (realmente, antes de irme a México) fui a un concierto, y quedé tan embelesada que me iluminé. Siempre estoy buscando "eso" que hace única a la música clásica. Esa pequeña cosa que la hace diferenciarse y que a pesar de los años, siga siendo hermosa y maravillosa...
Quizás no tenga la fórmula total, pero siento que poco a poco me voy acercando a la formula final... ¿Qué es aquello?
La música clásica está hecha para escuchar. No para tenerla como fondo mientras haces algo, como puede ser mis Johnnys. Los adoro y los amo con pasión y devoción, pero llega un momento que la letra o la melodía deja de tener significado y se convierte en música de fondo... en cambio, la música clásica... te obliga a oírla. Tienes que estar ahí, pendiente, a la guardia de ver que puede pasar, donde cambiará, qué instrumento entrará o cual dejará de sonar...
Es mágico en cierto modo, porque no te lo esperas. 
Sigo pensando que mis Johnnys son espatarrantes y adorables, y la perfección en persona... pero la música clásica está a otro nivel...no digo que sea mejor o peor. Simplemente es otro tipo de música, otra especialidad... no se si me explico. ¿Me explico?

En fin, realmente tan sólo quería dar un ingrediente más para la fórmula definitiva... espero que juntos podamos encontrar el resto.


PD: He puesto una palabra en cursiva, para quien no entienda el significado puede ir a la Real Academia Catalinesca, que ahí estará el significado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo