Traición

Las palabras traición o engaño siempre me han parecido demasiado ficticias. Como si aquellos términos fueran sólo temas de películas, que si pasaban, pasaban en una realidad totalmente paralela a la mía. Que si realmente ocurría, las dos partes tenían la culpa... creía en la bondad de las personas. O por lo menos, eso quería pensar, hasta que me di cuenta de lo muy inocente que soy.

Tengo mis prejuicios, también tengo mis debilidades e incluso mis miedo. No soy la mujer de acero como me gustaría, tampoco tengo tanta labia como suelo expresar por aquí. Detrás de una pantalla, todo el mundo es muy valiente, pero en la realidad todos somos muy cobardes.
Siempre lo he dicho, y siempre lo diré "No se, cuan buena soy o cuan mala puedo llegar a ser", pero estoy plenamente segura que mala, puedo ser un buen rato. Pero hay algo que me diferenciaba de los demás... era inocente. Sí, lo era. 
Uno no sabe lo inocente que es, hasta que te hieren. Y no cuando te hieren por algún motivo o por alguna razón de peso. Si, ahora muchos diréis "Para esa persona tenía peso". Y yo no diré que no, pero... ¿a que costa? Toda gente es malvada y bondadosa, la diferencia esta en los actos. Yo puedo "PENSAR" que me gustaría dañar a alguien, y otra cosa muy distinta es "HACERLO". Hay una línea muy fina, pero mientras que la tengas bien delimitada ¿Qué problema hay? El problema es que si eres inocente, jamás se te ocurre que esa fina línea pueda ser atravesada, o mucho menos ignorada, y mucho menos por alguien que supuestamente tenía tus mismos principios. 
No se, quizás esa sea otra cosa de ser inocente. 

La palabra tradición es fea, y no solo lo digo por lo que ésta significa, si no simplemente por la mera esencia. Obviamente, los humanos le hemos aportado un significado y éste ha manchado la palabra. Posiblemente traición se podía referir a una mesa, y la mesa a una traición. Pero las cosas no fueron así.
¿Por qué la gente hiere?
¿Por qué la gente lastima?
Y más, lastimar a alguien benigno. Alguien que no quiere mal, alguien que dice todo lo que se tiene que decir, de manera diplomática, sin herir... sin lastimar, y si en el hipotético caso que ésta lastimara, bajaría la cabeza y se disculparía. Éstas personas... ¿Qué ganan?

Al principio, cuando te enteras de que ha habido una traición te sientes un tanto reacio a aceptar los hechos. Primero lo niegas, eso es imposible. Luego te lamentas y por último lo aceptas. Pero durante todo ese periodo de tiempo te comienzas a preguntar,  te preguntas si fuiste la causante, si tuviste parte de culpa... pero con el tiempo, te das cuenta que tu no hiciste nada. Que eras blanco...
Una traición pueden ser de muchas maneras: romper una promesa, engañar a una persona, quitar un trabajo o un sueño...etc.
Hay muchas traiciones, pero todas duelen igual... y yo me sigo preguntando. 
¿Por qué?
Con el tiempo quizás lo supere, quizás con el tiempo la herida se cierre... pero una cosa estoy plenamente segura, que la inocencia se acabó. 

Comentarios

  1. Un post excelente,pero me encantaría saber que es lo que te ha pasado para sentirte así. Hablamos por whatssap.

    Besitos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares