Venezuela

Siempre he pensado que para juzgar algo, se debe tener una mente bastante abierta y tener la posicion de cada cosa que quieran juzgar o decididr. O por ejemplo cuando hay un crímen hay que saber las versiones de las dos partes, porque sino no se puede llegar a ser objetivo. Al igual que hay que permanecer un poco distante a los sentimientos propios para poder tomar desiciones con más seguridad y saber que no hay amor o odio de por medio.
Todo esto viene a que: La primera vez que vine sola a Venezuela y con una mentalidad madura pensé "Bueno, es mi país natal. Tengo que amarlo tal como es" Claro la imágen que tuve de el durante los 5 años de ausencia no era muy bueno, y más con los problemas políticos y todo lo que ocurría nada bueno podía salir de mi mente sobre eso. Por lo tanto, al llegar aquí fue un nuevo comienzo para mi y para mi relación con el país.
La segunda vez que se me presentó la oportunidad de venir de nuevo 3 años más adelante ya venía con otra mentalidad, dispuesta a abrir los ojos y ver más allá que la primera vez no pude ver. Es algo absurdo porque lo que yo busco es verde, animales, temporales... SELVA. Y en una ciudad no hay tanto verde y animales selváticos como me gustaría, pero si en los trayectos de pueblo en pueblo. Por lo demás tan solo se ve una gran ciudad enorme, con grandes edificios y una gran cantidad de contaminación luminica, que sin ninguna duda por la noche no es barrera para que el cielo sea invadido por pequeñas estrellas luminosas.
Entre viaje y viaje, me pregunté como sería si el Europeo no hubiera invadido America. Que todas las tribus indígenas y aborigenes se quedaran tal como estan en ese preciso momento...
posiblemente yo no hubiera nacido y parte de mi familia, al igual que ahora no me estaaría preguntando esas cosas.
Definitivamente, me hubiera gustado que Venezuela se hubiera quedado como selva y no como esta ahora.
No se, es una opinion más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo