Hijos vs Pareja

Ayer leí un artículo que me dejó con mal cuerpo. Al principio pensé que no lo iba a leer, porque no estaba absolutamente de acuerdo con eso que rezaba el titulo. Pero como soy una persona con la mente abierta, decidí que debía darle una oportunidad. Después de todo, de las opiniones diferente la gente aprende, y como tampoco tengo la verdad absoluta no puedo decir si está bien o mal.
Así que llena de valor abrí el artículo y me lo leí de arriba a abajo.
¿El resultado?
Sigo estando en contra. Absolutamente en contra.
El texto se llama así " Ésta es la razón por la que los hijos no pueden ser lo más importante en un matrimonio" Evidentemente como persona que quiere tener hijos, el artículo me resultó algo curioso y sobre todo, quería saber qué motivos tenía la persona que lo escribió para hacerlo...

Un breve resumen de lo que cuenta: Dicen que la imagen de la maternidad y la paternidad está sobrevalorada, como si fuera una religión. Que no se puede hablar mal de los hijos, porque siempre habrá alguien que te mirará con mala cara. También que dentro de un matrimonio cuando se tiene un hijo, todo su mundo se vuelca en la criatura y que cuando éstos se van los padres, deben volver a centrar su atención en recuperar su relación.
La mujer en cuestión, comenta que ella desde su experiencia sus hijos han evolucionado de forma buena al ver que entre sus padres hay muy buena relación y que entre ellos hay confianza, por lo que esa conexión ayuda a la evolución de sus hijos.
En definitiva, dice que hay que querer más al marido que a los hijos, para que éstos puedan desarrollarse en mejor forma, y además de que los hijos se irán y si no se cuida el matrimonio cuando éstos se vayan todo quedará en nada.

Mem almas de cántaros. Entiendo la opinión de ésta señora. Pero no la comparto, principalmente porque no se puede comparar el amor de madre al amor de pareja. Es lo mismo que no se puede comparar el amor que sientes por tu padre o por tu madre. Quizás se podría comparar el amor entre dos hijos o dos hermanos... ¡eso si! ¿Por qué? Porque más o menos los dos están dentro del mismo rango de edad o dentro del mismo nivel de estima. Son tus hijos, son tus hermanos... el grado de estima es el mismo.. pero...¡Una hijo o un marido!
Hablando rápido y mal...¡tú no te quieres tirar a tu hijo!  Como tu no quieres cambiarle los paquetes a tu marido... personalmente dudo que se pueda comprar.
Luego la señora en cuestión comenta que actualmente no puedes criticar a tus hijos porque eso te dejaría como una mala madre... ¿perdona? Es tu hijo, precisamente por eso puedes criticarlo. Puedes decirle lo que está bien o está mal, puedes comprender que haga una cosa o haga otra. Ser madre no te hace inmune a los sentimientos negativos que puedas tener por tu hijo... Evidentemente, si tienes un hijo asesino, quizás no lo querrás igual, pero le seguirás queriendo...
Al igual que estar enamorada no te hace inmune a los maltratos o las vejaciones que te pueda hacer tu marido...
Es como hacer la típica pregunta cruel... ¿A quién quieres más a papá o a mamá?
No se puede comparar el amor que sientes por tu hijo o que sientes por tu marido. Son amores totalmente diferentes...vamos eso creo.

No soy madre, pero he sido pareja... y tengo hermanas pequeñas que son como mis hijas (en serio), jamás pondría por encima mi relación a mis hermanas, porque después de todo la pareja se puede ir, la familia siempre se quedará... Hay más vínculos emocionales que dentro de una relación familiar, que dentro de una relación romántica.
Claro, si tu familia hace algo horrible, lo hará... eso no se puede justificar ni perdonar.
También lo mismo, si tu pareja hace algo horrible... tampoco se puede justificar ni perdonar.

No creo que hay que querer más a una que a otra. Más bien, creo que hay que encontrar un equilibrio entre las dos partes. Es verdad que cuando nace un hijo todo el matrimonio se vuelca en el cuidado de éste, y por motivos evidentes la relación se descuida... pero eso no quiere decir que quieras más a uno que otro, porque después de todo son amores diferentes. Cuando los hijos crezcan y se vayan, la relación podrá seguir igual o quizás no... esas cosas no se saben.
Un matrimonio puede ir genial sin hijos, llegan los hijos y éste se quiebra... o puede ocurrir lo contrario, un matrimonio horrible, llegan los hijos y todo mejora. No lo sé...

¿Por qué hay que comparar un sentimiento tan diferente? No entiendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Hybrid Child