Correfoc

Cuenta la historia que X día de Enero, los demonios invadieron Mallorca y se comieron a todos los humanos, hasta que apareció Sant Antoni (San Antonio) y los mató a todos, dejando a la Isla fuera de peligro...

A partir de ésta leyenda se creó la llamada "Fiesta de San Antonio", suele durar hasta el día de San Sebastían, que si no voy mal es el patrón de Palma, y se hacen torradas (parridallas) y los conocidos "Correfocs".
Los "Correfocs" son una especie de procesión de personas disfrazadas de demonios, que emulan la "conquista" de los demonios sobre mallorca. Mientras van avanzando hay algunos demonios que llevan antorchas, otros petardos y bombines. Como en toda fiesta, no puede faltar la música, y ahí está la fantástica batucada. Es una banda con pura percusión que dan el ambiente al momento...

Desde que vivo en España (hace 16 años) siempre había escuchado hablar sobre los "Correfocs", de pequeña recuerdo haber ido a uno o dos, pero ninguno me había impactado tanto como el de hace 3 años. Fue sublime. 
Durante los 3 años siguientes no fui a ninguno, hasta que una amiga me invitó a los "Correfocs" de Sa Pobla. No fue nada impresionante ni glorioso, como aquel, pero lo suficiente bonito para pararme a escribir en el blog.

Mientras observaba como el ambiente se iba llenando de música y el humo de los petardos se iban expandiendo por todo el aire, pensé que quizás, toda esa gente, lo debía sentir. Debía meterse en el papel de ser un demonio, de comerse a la gente y querer gobernar sobre todo ser vivo que ahí habitará. No sé. Sentir como los bajos rebotan en tu pecho, como el humo entra en tus ojos y la excitación de huir si se acerca uno de ellos... no sé, hizo que algo fuera de lo extraordinario sea bonito de recordar.

Hablando de forma crítica y quitando la parte poética, me pareció muy pobre. Que los demonios solo se movieran por el medio de la plaza, en vez de seguir un camino, previamente meditado. La puesta en escena de los músicos, centralizada en la tarima sobresaliendo de los demonios... ellos no debían resaltar, se debían unificar con los demonios. Después los disfraces, han estado bien pero no daban terror. La música ayudaba y si tienes una imaginación potente, podrías llegar en clima, pero...¿Y si no?
Cosas buenas, los petardos, los remolinos y las bombetas... ¡magnifico! Hicieron un camino de petardos que al final fueron explotando todos como un camino. Te asustas y al mismo tiempo estás excitado por saber cuando comenzarán a explotar la parte que está por tu lado.  Y la decoración de la plaza, no fue lamentable pero podría haber estado mejor.

Para una adulta como yo, me emocioné. Quizás no lo suficiente para darle un 10, pero quizás un niño pequeño le daría un 11, porque veía el rostro asustado de los niños.
Veré el año que viene o otros a ver que tal son. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Hybrid Child

Doctor Macizo