Familia

Desde siempre he tenido una lucha sentimental sobre la familia, puesto que la tengo literalmente repartida por todo el mundo. La gran mayoría ni la conozco, y si lo hago no me acuerdo de ellos. Lamentablemente el vínculo sanguíneo no es capaz de traspasar las barreras del tiempo y la distancia, por lo que el afecto no se puede conseguir con tan sólo una llamada al año o una carta al mes, tampoco con publicaciones en el facebook o recordarte de su cumpleaños.
Eso no son afectos reales, son afectos impuestos por la obligación moral y sanguínea que te obliga a hacer todo eso, porque realmente si lo sintieras, no sería una obligación... y mucho menos un deber. Tan sólo te saldría y punto.

Como bien sabes no nací en España, pero si que me crié aquí, como humana y persona. En Venezuela y Argentina tengo a la familia biológica, la que me ata a ellos de una forma que ni yo misma puedo romper, pero que está ahí...entre mi cerebro tengo el gen de la obligación para con ellos. Veo que es su cumpleaños, o que le ha pasado algo a alguien, obligatoriamente tengo el deber moral de hacer algo, aunque dicha persona no sepa cuando es mi cumpleaños, y tampoco sepa señalar en el mapa donde vivo. Pero es así... y encima, te sientes mal, hipócrita por expresar un sentimiento que no sientes. No es que no les quiera, o les desea el mal, pero simplemente el vínculo real, el vínculo de familia no está. 

Considero que la familia no es un título que te ganes por sangre o por nacimiento. No por haberte parido soy tu madre, o simplemente por el hecho de haber salido de tu útero soy tu hija. Es verdad que la fuerza biológica impera en nuestro organismo, pero... la sentimental es la más grande. Mi familia biológica poco a poco se ha ido desintegrando, por enfermedades, accidentes y muertes naturales... y cada vez que me informaban de alguno de estos fallecimientos, me quedaban un rato pensando... ¿Debería sentirme mal? Y esa pregunta tiene dos sentidos; sentirme mal porque el hecho que un familiar mio haya muerto, y por el hecho de no sentir nada y eso deba hacerme sentir mal. Entonces después de aceptar que no siento nada, intento buscar una explicación, y es ésta:

La familia son aquellas personas que han estado conmigo día a día, quienes han demostrado interés real por mi. Que han sabido de mis logros y mis fracasos, que me han visto crecer y me han dado el empujón cuando lo necesitaba. La familia son aquellas personas que se han ganado el título por afecto, y por demostrar que quieren ser parte de mi vida. Y no porque ésto suponga una gratificación monetaria o sentimental, si no... porque simplemente quieren estar ahí. 
Quizás no pueda rechazar a mi familia biológica, porque después de todo son sangre de mi sangre, pero tampoco llegarían tan lejos por mi. Quizás la distancia o quizás simplemente porque el vínculo sanguíneo está ahí.
Sonará frío lo que diré, pero es una cuestión de interés. Si tu quieres a alguien lo demuestras, si no quieres a alguien... simplemente no haces nada. Y he aquí donde radica la diferencia entre una familia real... a una simplemente por pega. 

Todo esto no quiera decir que no quiera a mi familia, porque evidentemente la quiero. Pero son cosas que todo el mundo pensamos, que es una pequeña espina que tenemos clavada en el corazón y no logramos sacar. Así que yo, doy un paso adelante y lo saco.
Si eres mi familia biológica y estás leyendo esto, no me odies... los dos sabemos que es verdad. Si eres mi familia por corazón... ¿Qué te tengo que decir que no te haya dicho ya?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Dilemas Capilares