Septiembre

Para la mayoría de los estudiantes, el mes de Septiembre, por desgracia tiene una connotación bastante negativa. Es por muchos motivos, quizás son absurdos, tontos e infantiles, pero siguen siendo motivos de peso...
¿Cuáles son? 
El primero: Comienzo del Curso. 
El segundo: Exámenes.
El tercero: Adiós a las vacaciones.
El cuarto: Hola madrugar. 
El quinto... realmente no hay más, pero me hacía ilusión ponerlo. 

TODO esto viene, ya que todas mis palabras tienen un motivos no necesariamente de peso, pero un motivo. Es que mis queridos plebeyos... ¡He tenido que acudir a Septiembre! Si, no es algo que esté orgullosa, pero... algo que me ha pasado y por desgracia a muchas personas también.
Yo voy por el segundo motivo, aunque también los otros motivos vienen acompañado...aunque en mi caso el cuarto motivo no se aplica a mi y el tercero, tampoco  supone nada dramático o odioso. Si, soy bastante rara. Lo sé. 

Éste mes da mucho para hablar, pero realmente lo que quería comentar es aquello que muchas personas sienten cuando salen de un examen. Si, aquel sentimiento extraño... si, aquel que se mezcla con felicidad y nervios. ¡Que asco de sentimiento! Soy bastante empírica, pero en éste caso me jode bastante ¿Por qué? 
Veamos, se supone que después de un examen debes sentirte feliz, calmado y satisfecho, pero por desgracia cuando uno termina un examen ésos sentimientos van acompañado de inseguridad y nervios, quizás tristeza o duda, ya que terminaste el examen pero realmente desconoces el resultado, por lo que la felicidad aun no puede llenar en absoluto el cuerpo...
Todo un asco. Lo sé. 

Realmente no es un post digno para mi blog, pero tenía ganas de informaros de la cantidad de sentimientos encontrados que me provoca éste bendito mes. Ahora que ya lo he dicho todo, quizás soy un poquito más feliz. 
¿Lo eres tú?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Hybrid Child

Doctor Macizo