Casucha

Nooo, tranquilos, esa no es mí casa. Antes de vivir ahí vivo en un hotel. He dejado este post atrasado y atrasado, ya que no se me venía la inspiración a la cabeza... bueno para ser mas real es que nunca se me había ocurrido algo semejante. En verdad, en mi vida... nunca no sería capaz. Esto es totalmente verídico... (¿qué de lo que escribo aquí no es de verdad?).
Resulta que hace dos años mis progenitores se "enamoraron" de una casa que estaba en venta, a un buen precio y seguía las características idóneas para una familia de 6 personas. Así que no había tregua para que yo pensará aquello. Un día de la nada aparecieron con el plano de la casa nueva, sabía que por mucho reproche, gritos o llantos que hiciera no conseguiría nada. Total ya estaba decidido. Así que después de todas mis escenas me obligaron a ir a ver la casa nueva.
Yo sabía que una casa, nueva en un barrio feo y 2 años sin dueño no podría estar en buenas condiciones y además no me iba a gustar en absoluto. Así que entré ya mentalizada de la magnitud del problema. Entré y lo que vi no me gusto en absoluto, en general una casa sin luz, hecha una mierda (textualmente), sucia y totalmente apagada... ¿a quién le pueden gustar? ¡A mi NO! Mientras que nos daban el tourn por la casa yo solo veía las posibles habitaciones, aunque fueran grandes, me seguía sin gustar. Mis progenitores me hicieron un poco la pelota diciendo que me quedaría con la habitación del balcón que ellos tenían pensado tener, así que más o menos me comenzaba a gustar. Pero... no todo es tan bonito ni mucho menos. Para mí para que un lugar me guste debe tener dos cosas buenas. Mí cuarto y la cocina, si ninguno de los dos esta en buen estado me voy, no quiero saber nada de ese lugar. Así que al entrar a la cocina retiré todo lo maravilloso que había dicho. La cocina se caía a pedasos. Literalmente, se caía. Las estanterías estaban en mal estado, chirraban, la pared de baldosas de florecitas, dos despensas grandes... la pica en un esquina toda fea. Ya con eso sabía que no me iba a gustar en absoluto. NO ME IBA A GUSTAR. Pero con un poco de dinero... nuestra cocina quedó deliciosa, mí cuarto un encanto... en general en un año y meses hemos logrado que una mamarracha casa se vuelva un palacete. Afuera parece que la casa será fea y horrible, pero cuando entras estas en un palacio...
lógico, viviendo una princesa como yo... ¿Cómo no va haber un palacio?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vocación

Doctor Macizo

Dilemas Capilares