R.F #4: Niña, Capítulo 3

Moyo! (Chiluba)
Estoy hecha mierda. Literalmente. Me sigue doliendo la barriga, me ha salido una reacción alérgica en la cintura, me pica todo el cuerpo y la cabeza me da vueltas. Yep, no parece que he estado de día libre.
Malditas hormonas, para que luego digan que ser mujer es sencillo. Bendito el día que nací con ovarios...

No me quejaré más, tan sólo iré al grano. Sigo con el reto de Mia, así que nada... a leer se ha dicho.
Bueno, antes de que leas he decidido utilizar éste reto para seguir con la historia de Niña. Si es la primera vez que lees ésto te recomiendo que empieces por el principio, sino no entenderás un carajo.

Aquí el primer capítulo.





Capítulo 3:

Chad estaba en la otra línea del teléfono. Su voz aún conseguía que cada célula de su piel se estremeciera, e incluso podría sentir aún en sus labios el sabor de los suyos. Ese hombre le había manchado de tal manera el alma que podrían pasar cien años y aún seguiría con su recuerdo clavado en el corazón. No había habido nadie capaz de remplazar el amor que sentía por él, hasta que apareció la pequeña Layla. Esa criatura lo significaba todo para ella, incluso iba a vender su alma al peor de los criminales para mantenerla a salvo.

  • Quiero verte.- susurró cuando escuchó como la niña gimoteaba en la cama. 
  • Ya sabes donde encontrarme.- y sin más colgó el teléfono. 

Aún no sabía que motivo le había traído para llamarla, pero sabía que cuando se encontraran lo iba a descubrir. Él siempre había sido así, misterioso, atractivo hasta morir... por eso se enamoró de él, por eso incluso estuvo apunto de vender parte de su vida por él. Pero pronto descubrió sus trapos sucios y no pensaba cambiar su mundo por él, aunque sabía que Chad lo haría por ella. Era egoísta, siempre lo había sido... pero ya no lo podía ser. Tenía una hija, si. Layla lo era. Al menos así lo sentía.


Al salir de la casa a las cuatro de la mañana la niebla era espesa, intensa y el aire era gélido. Por eso cogió la chaqueta más pequeña que tenía y envolvió a Layla con ella. La pequeña reía divertida, mientras la iba tapando y sin dejar zona al descubierto. Quería que estuviera protegida del frío y en cierto modo quería camuflarla de los ojos intrusos. Incluso de los mismo ojos de Chad, lo conocía y estaba cien por cien segura que él ya sabía lo ocurrido en el centro comercial y que ya había conseguido toda la información para poder sacar tajada de ello. Él era un maldito traficante, un mafioso de la peor calaña e incluso llegaba a ser peor que un criminal.

Mientras abría la puerta de su coche rió y pensó que se sintió atraída por él precisamente por eso, y quizás porque en el fondo también era como él. Después de todo había secuestrado prácticamente a una niña. ¡No es lo mismo! Se dijo indignada y terminó de arreglar a la pequeña en el coche. Sin dilatar más el momento se metió en la cabina y arrancó.
El parque donde se encontraban eran tan alegre, tan feliz e inocente que parecía absurdo que en aquel lugar se hicieran trapicheros ilegales. Chad estaba sentado en un banco, cerca de los columpios y el bebedero de los perros. Ambas se acercaron a él con pasos lentos.

  • Buenos días.- saludó Enea mientras ponía detrás suyo a Layla. 
  • Sigues igual de guapa que siempre.- contestó a modo de saludo Chad, se levantó y le dio un escueto beso en la frente. Eso la hizo vibrar, se mordió el labio y se centró en lo que había ido a hacer.- ¿Qué era lo que querías? 
  • Es raro que... quieras que hable primero.- murmuró ella algo incomoda y luchando contra Layla que se removía inquieta. 
  • ¡Soy Layla y teno cinco años! - grito la pequeña desde atrás, hablando mal como solía hacer.- ¿Tú novio de Nea? 

Enea bufó rendida y dejó que la pequeña asomara su cabecita detrás de ella. Chad miró perplejo a la niña para luego mirarla. Vio como hacía cuentas con las manos y su desconcierto fue aumentando.

  • ¿No abortaste?- preguntó casi apunto de entrar en crisis. 
  • No es momento de hablar de ello.- cortó mosqueada y sin intención de ir por ese tema. 
  • Entonces... ¿A que has venido?- siguió él aún trastocado por la presencia de la infante. 

Con palabras cortas le pidió que necesitaba una nueva identidad, papeles legales para sacar a Layla del país y todo lo necesario para viajar sin ningún problema. A pesar de que Chad intentaba luchar contra su parte humana, le salió la vena laboral y comenzó a darle direcciones para que acudiera. La reunión no tardó más de cinco minutos, pero los dos se quedaron sentados uno al lado del otro.

  • Te echo de menos... 

Después de escuchar aquello no aguantó más su presencia y se levantó para volver al coche. La niña se había puesto a jugar en el parque solitario, gritando y riendo mientras se deslizaba por el tobogan y tiraba arena por doquier. No hizo falta que Enea dijera nada, puesto que la pequeña al momento que vio que se iba corrió hasta ella, eso si, no sin antes de despedirse de Chad con un “adiós papá”.
En ese momento los dos supieron que harían ese maldito viaje juntos.

capítulo 2 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- capítulo 4

Comentarios

  1. ¿Layla es lo que parece ser? ¿O es algo como La huerfana, que sí, es una película inquietante.
    Un abrazo.

    Que te mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... vete tu a saber. Aún no lo tengo del todo claro.
      Gracias <3

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me voy con un giro argumental tras otro con la historia, me gusta, está muy interesante y me he quedado con ganas de otro capítulo. Espero leerte pronto <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Buen texto amiga pero dime una cosa Layla es una niña?? bastante interesante lo que he leido gracias por pasar por mi blog y si es que no lees lo que respondi en el con respecto a tu comentarios te lo dejo aqui cuidate mucho no te excedas con el trabajo que un día libre a la semana es poquisimo!!!


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Si, es una niña y tiene cinco años xD. Gracias y gracias.
      Me alegro que te haya gustado.
      Me pasaré a tu blog, por supuesto.
      Un beso

      Eliminar
  4. Sigue bastante interesante... Guay. Continua...

    ResponderEliminar
  5. Que intrigante texto. Ya estaba extrañando la continuación. En qué lío se engancharan por la pequeña Layla. El amor incondicional de Chad parece genuino. Nos dejas en suspenso, y adoro el suspenso. Espero postees pronto la continuacion.
    Deseo que te mejores pronto de ese malestar.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un amor que todavía no he desarrollado. Me alegra que te guste... y pronto postearé el siguiente.
      Y si, gracias... ya estoy mejor.
      Un besote

      Eliminar
  6. Disculpa, pero no es este el capitulo dos? Porque lo posteastes como capitulo 3, y no me quiero perder ninguno. =0)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el capítulo 3, el dos ya lo publiqué. El segundo está aquí: http://solomepasami.blogspot.com.es/2017/02/nina-capitulo-2.html

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares