Los hombres de la literatura

Antes de que vayas a criticar mi gusto literario, quiero decir algo en mi defensa. Me he leído una cantidad considerable de libros, por lo que realmente acordarme de todos es prácticamente imposible y aún es más imposible acordarme de los hombres que hay en éstos. El género que más abunda en mi estantería es el romántico, así que evidentemente habrá hombres y amor... y como tengo un gusto bastante ecléptico puedes encontrar desde novelas ricas como Orgullo y Prejucio, a algo totalmente insulso como 50 Sombras de Grey. Así que relájate, aquí no hablaré de la literatura, sino de forma frívola de los HOMBRES. Benditos seres que nos desquician y vuelven locas aún siendo inventos de una mente retorcida. 

Después de éste anunció haré un desmebriamiento de los hombres de la literatura y diré porque nos enamoramos de ellos, evidentemente A MI pareces y haré una crítica un poco contradictoria, porque si estoy haciendo este post es porque yo siento lo mismo. ¿No?
¡Vamos allá!


El Señor Rochester del libro Jane Eyre escrita por Charlotte Bronte. 
Éste es un hombre inteligente, sabio y sumamente reservado, con un oscuro pasado y un halo de misterio que evidentemente pone como loca a nuestra Jane. 
Hay que destacar que es el típico macho: orgulloso, duro y peludo (mentira) y como tal, no quiere que le ayuden ni le mimen. 
En la película lo han pintado bastante atractivo, y realmente en el libro te atrae... ¿Por qué el misterio nos vuelve loca? Un detalle que me gusta personalmente de éste hombre, es que quiere el bien para Jane. Quiere que evolucione y crezca y no se quede a su lado, cuando el pobre se queda ciego y feo.  Aunque la quiere, la pone a prueba para comprobar si las ideas que tenía de ella era reales. Y pues lo fueron. 


 Kirsthas o Christian del libro Memorias de Idhun de Laura Gallego. 
Es el típico malo que es malo y sigue siendo malo hasta el último suspiro de su vida. Es una especie de serpiente de hielo (en su forma original) y por su condición le gusta hacer daño y controlar... en pocas palabras es malo y punto.
Tiene muy claro que es la necesidad física y la necesidad emocional, por lo que tiene una lucha interna cuando se enamora de Victoria y eso hace que su parte de serpiente comience a morir.
Juega de mala manera con su físico, al saber que es atractivo lo aprovecha y no tiene algún pudor en demostrarlo. Tampoco le cuesta decir que ama a victoria y eso es algo que nos vuelve locas. Sí, un hombre sensiblon y malote merece que nos bajemos un poquito las bragas. 
Personalmente me gusta mucho más que Jack, es elemental por qué, tiene ese punto malvado pero que es malvado con todo el mundo, menos con ella. Pero no malvado en plan cretino que juega para hacer daño, si no juega para que ella acepte lo que siente.
Aunque cueste a las chicas nos cuesta aceptar nuestros sentimientos cuando estos van en contra de nuestros principios. 


 El Señor Darcy del libro Orgullo y Prejuicio de Jane Austen. 
Tenemos al hombre frío, distante y sumamente orgulloso y clasista hasta más no poder. Etiqueta a las mujeres y lo importante es el papel que ésta pueda enfrontar en una vida conyugal, y sobre todo que obedezca. Pues el machote éste se busco a la horma de su zapato, Elizabeth no estaba dispuesta a dejar que la mandaran. Una chica un tanto avanzada para su época, que se enamora de un orangutan que aún en estos tiempos siguen existiendo. 
No voy a negar que el señor está bueno de cojones, además el listo, inteligente y tiene dinero. No es muy importante, pero bueno... ¿Quién no le gusta una cartera llena? La mía llora, así que. Además cuando se gasta el dinero ajeno duele menos. 
Al igual que el señor Rochester, es el hombre típico que nos vuelve locas, además también hay que decir que, a pesar de todo, y de una forma un poco desagradable, le confesó a Elizabeth sus sentimientos, quizás un poco mal porque ella estaba resentida. Al final del libro, vemos que éste hombre cuando hace algo, que para nuestro parecer pueda ser feo, lo hace por una buena causa y tiene un corazón tan grande que no le cabe en el pecho.
Sí, señoras...¿dónde tienen las bragas? 

Edward Cullen del libro Crepúsculo de Stephanie Meyer.
Es el hombre sufrido por excelencia por ser vampiro y ser un criminal. Es "malo" según el cuando realmente es un malsufrido que da dolor de cabeza. Ni acepta ser malo ni acepta que es un vampiro. En definitiva un eterno sufridor. 
Es atractivo (el de mi imaginación es mucho más guapo) y mágico, además es listo y tiene dinero. 
Es un sobreprotector e histérico perdido. Y meloso y ñoño.
Realmente no es mi hombre. Es adorable y todo lo que digas, pero la carga melodramática... uff no sé. 


Alec d'Uberville del libro Tess d'Uberville de Thomas Hardy. 
Honestamente en mi mente es muucho más guapo y sexy, éste chico parece ... algo feo. 
Alec es el típico hombre que sabe que está tremendo, tiene la labia, el porte y el ingenio para camelarse a las damitas inocentes de la pradera, pero con Tess no le fue muy fácil y la forzó. En ese momento, todo lo guapo y aunque fuera presuntuoso y prepotente, tenía su pase, después de aquel gesto y fugarse se ganó y mi desprecio absoluto. 
Luego vuelve aparecer, el niño rico y cabrón reformado hasta ser un capellan que va dando consejos a la gente, y se lamenta su vida malvada y jamás quiere volver ahí. Eso hasta que ve a Tess y las hormonas le fríen el cerebro y se la quiere agenciar, pero ella elegantemente le manda a freír esparragos... pero él insiste, y la manipula ( o eso entendí, aunque quiero pensar que realmente se reformó) para que se case con el y así poder ayudar a su familia. Recordemos que está forrado. Ella acepta, pero como la pobre está chalada le mata. Y ahí se acabo su historia.


Jack de Memorias de Idhun de Laura Gallego.
Es el dulce y adorable hombre, que te presta el hombro para llorar, y que te protegerá a coste de su vida. Es puro. 
Es pasional y ardiente, pero no tiene ninguna maldad, nada oscuro.
Es el típico chico que estarías abrazada de él todo el día y no lo dejarías por nada en el mundo. 
Es el mejor amigo definitivo para toda chica, además es... un osito. 
Es monisimo.

Tengo más HOMBRES por descuartizar, pero eso será en el próximo post. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo