Música

El otro día le pregunté a mi madre ¿Por qué a los jóvenes no les gusta la música clásica? Y ella muy sabia me contesto: Es que no tiene paz espiritual.
Me quedé un tanto aturdida ante aquella respuesta,aunque no estaba muy segura cuál respuesta quería esperarme. Desde luego esa no entraba en mi imaginación.
Como toda persona me quedé pensando sus palabras durante un momento. Queriendo encontrarle sentido a aquello que decía. Y entonces al escuchar la música (que estábamos escuchando las dos) lo entendí...

La música clásica (TODA) no te da pistas de lo que se supone que te debes imaginar. No es como una canción moderna, que te pone lugar, tiempo, día y caras. No te pone las palabras en cada nota y ni te dice como debes reaccionar a aquello que escuchas.
Tú eres el quien decide que pensar, que sentir, que soñar y que imaginar. Los jóvenes de hoy en día (ya comienzo a hablar como una vieja. Que remedio.) no se toman el tiempo necesario para escuchar una pieza de Motzar o Bach. A menos que la música de verdad les apasione y la estudien. También cabe destacar que en el colegio no hacían que las clases de música fueran algo agradable. Nos hacían empollarnos la vida de los músicos, los años e incluso reconocer según que piezas. Evidentemente si tienes un poco de curiosidad o amor por el arte sabrías reconocer las 4 estaciones de Vivaldi o Tocatas y Fuga de Bach. Y aunque no los tengas, son obras mundialmente famosas y que en clase te las ponían hasta el horror. Pero eso no es escusa para no apreciarla... incluso despreciarla.
La música es tan maravillosa. En general toda. Cualquier género. Pero la clásica trasmite cosas que la moderna no.
Si hay algún lector joven que se pasa un poco de su tiempo leyendo mi blog...
Tómate un poco de tiempo y escucha algo de música clásica. Cierra los ojos y disfruta... y luego me comentas como te sientes.
¿Si?

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares