Un viernes pasado por agua

Me levante como cada día con un plan en mente y así pasar mi mañana aburrida como todos los días de los últimos meses de mi existencia. Todo va perfecto. Desayuno, ordeno el cuarto y como es viernes he de labar la ropa.
Ahí me ven a mi con la pila de ropa sucia y en la coladuría, metiendo la ropa como cenicienta. Toda contenta meto el casito de detergente, un buen chorro de suavizante y ¡au! pa dentro.
Dejo que la ropa se lave y salgo un rato a lanzar curriculums haber si hay una persona con un gran corazón que quiera darme trabajo.
Sobre las once y algo no he entrado a ningún hospital así que me decanto por volver a casa a paso normal. Llego a casa todo perfecto Samba me saluda efusivamente y bueno. Dejo los trastos en la habitación y cuando voy a la cocina...
¡El corazón se me paro en el pecho! Un fontanero sexy sin camisa arreglandome las tuberias...
¡Ja! más quisiera yo ver eso algún día de mi existencia.
Que vuelvo a la realidad... llego y veo al fontanero...¡No! y en el suelo esta el fontanero...¡ARG! Y dale con el fontanero... ¡Oju!
Y todo el suelo esta lleno de agua. Literalmente. Una piscina pequeña. No recuerdo si grite pero el corazón se me había desplazado a la boca. Entro en la cocina mojándome los baqueros y veo que el agua llega hasta la sala de los ordenadores... ¡NOOOOOOOOOOOOO!
Corró cojo la fregona y el balde y me pongo a quitar el agua de la sala de los ordenadores rezando para que no se moje ninguno. Y por suerte no se llego a mojar ningun cable importante.
Ahí me vez como ceniciente, con los pantalones y mangas arremangados con la fregonta. Quitando el agua ... pobre de mi. Si, en ese momento si que necesitaba al fontanero sexy sin camisa... (sin comentarios, porque es evidente lo que vendría después).
Cuando veo que no hay más agua por una parte veo otro charquito que da a la sala de música. ¡Me muero el violonchelo de Emili! Nuevamente me ven corriendo y el cao en persona se dibujo ante mis ojos. Una playa en la esquina del cuarto.
Como antes comienzo a salvar todas las cosas de madera... ¡fiu! por suerte el violonchelo no se mojo mucho. Ahí con la fregona... y el balde.
Voy a quitar todo el agua del balde cuando veo que el despacho de los ordenadores se vuelve a mojar... (en ese momento ven a un mini yo con un tick). Desesperada decido que hay que atacar desde el centro. Así que a la cocina me voy.

Tenía el tiempo contado porque a las 12 tenía que sacar a Sambar y a las 13 buscar a las nenas para luego ir a comer. Ven a un mini yo en plan cenicienta tirando zapatos para que el perro no se coma el agua con jabón...
¡Ah! se me olvido decir... ¿Cómo ocurrió?
Al parecer el cable donde sale el agua sucia se salió de su lugar y toda el agua bendita se escapo... y lo peor de todo esque cuando llegué aún la lavadora no había hecho el centrifugado... ¿Os imaginaís si hubiera llegado un poco más tarde?
Creo que ahí necesitaria algo más que un fontanero sexy sin camisa para revivirme.

Con la cocina limpia me voy al despacho de los ordenadores. Termino ahí y me voy a la playa del despacho de música. Nuevamente el mini yo cenicienta. Cuando todo estaba limpio veo que en la sala también hay un charquito, así que tiro para ahí también.

Para terminar el día pasado por agua resumiré. Terminé con:

- Una ampolla.
- Los pantalones mojados.
- Sudando.
- Dos cacas de perro (una en la terraza y otra dentro de casa, ya que no la pude sacar a las 12)
- Y una experiencia inolvidable.

Moraleja: Si pones la lavadora, quedate en casa.

Comentarios

  1. dioooosssss O_O

    que dia mas chingo tubistes y justamente pasa eso cuando te vas y no cuando esos dias que estas en casa >.<

    si esk cuando kieren fastidiar buscan los momento mas adecuado xD

    venga cuidate mucho y por dias aburridos no sera para ti eee =P

    PD:se que no da risa pero como lo as contado que risas por dios XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares