Extra

El otro día mirándome al espejo me dije : Yo no soy fea. Y es verdad.
¿Cuántas personas se miran al espejo y no le gusta lo que ve? Creo que a todo el mundo, y la otra milésima parte de esta ovalada tierra, le gusta lo que ve.
Yo no soy la milésima parte, ya que a veces tampoco me gusta lo que veo; si tengo ese grano ahí, que me da pereza ponerme eso, que me hace culo lo otro... 
y así una mujer se puede pasar horas en el espejo. Bueno, también un hombre, pero solo los del siglo XXI, jamás veras a una persona de 80 años mirándose al espejo (hombre, me refiero), pero las personas de 80 años del siglo XXI, se miraran hasta cuando estén en el ataúd. Verdad verdadera. 
Las técnicas estéticas han avanzado una barbaridad, como la medicina y demás cosas en este grande y basto mundo. Soy un chica de 20 años, que sabe lo que ve y como va a llegar el mundo con el desarrollo estético. 


Opino que: Los implantes no molan. Jamás ¿Cómo algo que no es tuyo molará? Soy de las personas que le gusta su cuerpo, evidentemente con unos kilos menos, un poco por aquí y otro poco por allá. Pero siempre contenta, agradada con lo que ve o lo que uno quiera que se vea.
Fui de viaje a Venezuela, y en la sala de espera de un hospital (Si, me voy de viaje y termino en un hospital. Cosas que pasan) me encontré una curiosa revista, donde ponía cuales eran las operaciones estéticas más codiciadas en este bendito siglo XXI. Estoy segura que más de la mitad de ustedes saben cual...
Las tetas. 
Si, y lo más feo de esto es quién se las hace y porqué. Hay una moda que cuando las niñas cumplen los 15 años los padres le hacen el maravilloso regalo de ponerle tetas. Si, a unos mocos de 15 años. Es... tan horrible.  Si, esa es la palabra. Una niñita que aun se esta desarrollando... ¿Cómo se va a poner tetas? O es que los padres son unos inconscientes o es que la niña tiene un serio problema de autoestima.
Y en la lista de implantes también están: Las nalgas, si si ponerse nalgas. La tableta de chocolate en los hombres, además de colágeno en los labios y demás, también encontramos ponerse más pómulos o más labios... y así hasta parecer una Barbie de fábrica. 
Es triste, pero es así. 


La estética se inventó para que las personas se sintieran mejor consigo mismas, así que supongo que está bien que la gente se quiera poner un poco aquí y un poco allá. Pero... ¿Cuándo esta realmente bien? 
Como dije estoy contenta como soy, ni me pondré tetas, ni me pondré más labios ni me quitaré culo. Así es como soy yo. Me gusto, aunque hay cosas que me gustaría cambiar. Pero con ejercicio se cambia, y todo natural.
Opino que estas cirugías se podrían hacer si la persona en cuestion lo necesita realmente: Por ejemplo, una persona que tiene tetas de hombre y evidentemente es la persona más femenina del mundo y le gustaría ponerse sosten... bueno, si eso le sirve para sentirse mejor con ella, como mujer, pues adelante. Otro caso, no tiene culo y los pantalones le sobran, te pongas talla que te pongas... también. 
O tienes demasiadas tetas y te duele la espalda... ahí también.
Si son cosas justificadas y racionadas ¿por qué no? 
No por llenar el ego del espejo o demostrar la cantidad monetaria. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo