Un Diciembre pasado por verde

Normalmente se supone que Diciembre es el mes más feliz del año, puesto que hay regalos, comidas y fiestas navideñas. Pero resulta que este año para nosotros no lo ha sido. Razón numero uno: La clínica Rotger. Aquella Clínica que tanto he amado durante años y años. Ese centro de sanidad me ha estado persiguiendo durante todo el bendito mes de Diciembre. ¿Razón? A mi padre lo tuvieron que operar (una cirugía menor) y tenía que estar una semana entera de reposo en la clínica. La cosa sería normal si no fuera porque hubo una pequeña pega. Algo que hizo que se quedara más tiempo de lo necesario y sufriera más. Todo va bien, en el sentido que va se recupera poco a poco. Pasa la semana en el hospital y le dan el alta. Ya estábamos felices, de nuevo en casa cuando un Lunes mi hermana peque tiene fiebre a 39º durante toda la noche y mi padre tiene dolores. A la mañana siguiente mi madre se va al hospital con ambos. Diagnóstico para el padre: Infección. Diagnóstico para la hija: Faringitis. A mi padre lo vuelven a ingresar. Nuevamente en la clínica y a mi hermana antibioticos pero para casa...
Hasta aquí todo parece ir más o menos estable, cuando el martes por la noche a mi hermana le duele mucho la barriga. Nos vamos al hospital: Diagnóstico: Apendicitis. ¡OTRO INGRESO! Y al día siguiente a mi padre le dan el alta, pero nos tenemos que quedar 3 días más en el hospital.
Conclusión: Sábado 18 de Diciembre todos hemos vuelto a la casa. Dos convalecientes y los demás con estrés.
¡Que asco de Diciembre!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Vocación

Doctor Macizo