RE-Destinados: Capítulo uno

¡He cumplido mi plan!
La semana acaba y estoy satisfecha porque más o menos he escrito las cosas que tenía en mente y honestamente no me han quedado tan mal ¿No crees? Obviamente tengo pensamientos en mente que creo que iré subiendo ésta semana entrante o no, también una crítica de un libro... y poca cosa más, pero claro para empezar no está nada mal.
Un aplauso para mi por favor... ¡clap, clap, clap!

Hoy vengo con una de mis historias más adoradas, no tengo exactamente la cuenta de cuantas veces la he re-escrito pero creo que ésta será la más fiel a mis "pensamientos" así que... me he esforzado mucho al escribir el primer capítulo. A decir verdad ya había publicado el prólogo y el primer capítulo con el título "Destinados", pero intenté escribir un siguiente episodio y no me gustó para nada, no enfocaba realmente todo lo que tenía en mente... así que le he dado un nuevo comienzo.
Espero que te guste tanto como a mi al escribirlo...


Capítulo uno:

En sueños corría intentando liberarse de una oscuridad que la perseguía, sobre la cama y tapada con la calidez del edredón se movía inquieta de un lado a otro, parecía como si su inconsciente estuviera batallando entre la vigilia y el sueño, de vez en cuando abría los ojos pero no veía nada, para luego volver a cerrarlos y seguir con la persecución de la lluvia oscura. Ya agotada tanto en el mundo onírico como en el real deseó despertarse, que el despertador vibrara en la mesa de noche y así poder escapar de aquella extraña pesadilla que la estaba torturando desde hacía días. A veces pensaba que esos sueños eran movidos por sus nervios, por el inminente cambio e incluso por el estrés contenido durante tanto tiempo, otras veces tan sólo creía que se debía a una mala digestión, pero jamás hubiera pensado que todo ello era tan sólo un aviso de su propio cerebro de que algo estaba apunto de alcanzarla…


Se despertó bañada en su propio sudor, aún sentía como las gotas de sudor le caía por el cuello y enfriaban su espalda caliente, con la respiración agitada y un amargo nudo en el pecho. Desde hacía meses tenía la sensación de que algo iba a ocurrir y lo peor de todo es que en su futuro inmediato no había nada que pudiera llevarle a tener tanta angustia. Era cierto que estaba viviendo sola desde hacía pocos meses, también que en su trabajo le habían ascendido a una posición superior y que en el terreno amoroso seguía igual que hacía dos años, por lo que lo único que podría estar mal con ella era su salud, pero aún así, la angustia y el estrés se debían por asuntos puramente psicológicos y no biológicos, así que arrancaba de su lista la salud.
Pateó el edredón para salir de la cama y correr a la calidez del baño donde pegando saltitos encendería el radiador y aún con esos movimientos esperaría a que se caldeara la habitación y procedería la dura tarea de desnudarse. Mientras hacía eso sentía como el calor del radiador le golpeaba en el abdomen y pensaba en lo que haría ese día: Sabía que le tocaría reunirse con el jefe de planta para ponerse de acuerdo en los horarios del mes siguiente, al igual de programar todos los turnos de Diciembre y Enero, ya que las fiestas se acercaban y todos estarían deseosos de poder ver sus horarios y hacerse planes para las fiestas. Ella también quería hacer planes, pero como mucho lo pasaría con sus padres y hermanos en la casa familiar, para después salir en año nuevo con sus amigas y beber hasta olvidarse de su nombre. Era una tradición que llevaban haciendo desde hace años, y tampoco creía que éste fuera diferente, por muchas parejas que tuvieran las tradiciones de amistad se mantenían siempre.
Poco a poco todas las señales de la pesadilla abandonaron su cuerpo cuando se metió debajo del agua caliente, pero la angustia del pecho seguía agarrada con fuerza. No era un dolor especialmente preocupante, más bien molesto pero asumió que a lo largo del día se iría apagando, por lo que prosiguió con sus quehaceres mañaneros sin pensar en nada más que lo que debía hacer.

Al llegar al Hospital saludó a algunos compañeros y corrió hasta meterse en los vestuarios, con la misma prisa que por la mañana se desnudó y se vistió con el uniforme blanco, se recogió su cabello rojizo en un moño alto y oculto las ojeras debajo de sus ojos castaño con base. Sonrió a la mujer del espejo y salió a comenzar su día como supervisora de la planta de maternidad del Hospital Virgen de Lluc. Saludó algunas pacientes con sus enormes barrigas que paseaban intentando romper agua, también algunos médicos y enfermeros, hasta llegar a la centralita dónde sus compañeros de turno se informaban de lo ocurrido durante la noche, éstos al verla la saludaron con amabilidad para centrarse nuevamente en sus tareas. Ella caminó hasta un pequeño despacho, dejó su cartera y cogió la carpeta con los turnos, salió y volvió a pasar delante de sus compañeros que éstos al verla a diferencia de minutos atrás se quedaron helados y con la boca entreabierta…

- Alice, ¿tienes un momento?- preguntó Marian, una auxiliar con expresión nerviosa.

- ¿Eh? Claro, dime que ocurre… - sin saber exactamente que esperar se metió dentro del mostrador para mirar una pantalla y ver un vídeo muy familiar.

En la pantalla había una adolescente de unos doce años, con el cabello rojizo, pecosa y ojos castaños explicando que era el amor para ella, mientras sonreía y enviaba pícaras miradas a una dirección. No supo exactamente quien era esa niña hasta que la cámara enfocó a un hombre que gruñía y pedía amablemente que se le apartara del foco, a lo lejos se oía como la adolescente reía, segundos después la imagen se apagó y una presentadora de las noticias explicaba algo. Quiso escuchar más pero la angustia que había tenido controlada de golpe explotó; su corazón comenzó a palpitar como un corcel sobre su pecho, sintió que las piernas y brazos perdían su fuerza y a medida que iba cayendo al suelo oía a lo lejos como sus compañeros la llamaban asustada. En algún momento de aquello perdió el conocimiento y cuando los volvió abrir lo único que emitieron sus labios fue un gemido quejoso para luego explotar a un llanto sin control…
El resto de la mañana nadie preguntó por ella, después de que dejara de llorar y se calmara le pidió a sus amigos que olvidaran lo ocurrido, que se encontraba bien y que había sido una bajada de azúcar. Nadie se lo creyó, por muy supervisora que fuera tenía a varios enfermeros y auxiliares con más experiencia en materia que ella y podría jurar que sabían perfectamente que lo que le ocurrió no fuera una bajada de azúcar y mucho menos de tensión, pero por respeto y por mantener un ambiente agradable le hicieron caso.
Cuando se vio sola en su despacho, después de haber hecho todos sus quehaceres encendió el ordenador y buscó aquel vídeo que había visto horas atrás. No estaba segura si quería verlo, tampoco si era buena idea hacerlo sola pero necesitaba comprobar con sus propios ojos lo que había visto, si era real o simplemente una jugarreta de su subconsciente agotado por falta de sueño. Después de pasar unos cuantos enlaces encontró uno que citaba Juicio abierto por los derechos de imagen sobre el estudio “La enfermedad del amor” , quizás fue una corazonada que la llevó a apretar el enlace y éste le llevaba la página oficial del Diario El País, donde con sumo detalle explicaba todo sobre ese estudio. El Hospital La Claridad había comenzado hacía unos diez años atrás un estudio para demostrar que el amor podía ocasionar cambios biológicos a la persona y en éste se estaba entrevistando y sometiendo a pruebas a diferentes parejas enamoradas. Mientras leía no encontraba relación con la imagen de la adolescente, hasta que al final del texto leyó casi sin aire que uno de los médicos exigía que le dieran todos los informes y que se olvidaran de todo, puesto que él era parte de ese estudio tiempo atrás. No quiso leer más después de aquello, ya que estaba segura que lo que seguiría le causaría tal dolor que no sería capaz de levantarse de una pieza de su silla. Cerró todas las páginas y nerviosa buscó la hora, al comprobar que eran las tres de la tarde apuró en guardar los papeles y apagar el ordenador para salir corriendo de su despacho y olvidarse de todo lo que había ocurrido ese día, pero al abrir la puerta de su despacho y chocarse contra alguien supo mucho antes de verlo, que el suceso dramático de ese día aún estaba comenzando...

Comentarios

  1. Primero que nada: Clap clap clap clap xD

    Ahora si, dejando el troleo de lado me gustó mucho este primer capitulo, escribes muy bien. Quería preguntarte más bien cuantos capitulos piensas hacer de esta historia - porque creo que vas a hacer una revisión de lo que hiciste primigeniamente-.

    Sigue asi

    Sekai-Nostrum

    Cuando puedas visitame, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, gracias!
      Pues honestamente no sé cuantos capítulos haré, quizás nueve o diez como he estado haciendo hasta ahora, pero tampoco te lo puedo confirmar.
      Y más que una revisión, es una re-creación pero siguiendo la misma idea o al menos eso intentaré, pero... cuando uno escribe no se sabe exactamente que saldrá.
      ¡Gracias!
      Enseguida que pueda me paso.
      Un saludo

      Eliminar
  2. ¡Hola! ¡Qué bien que reescribas la historia! Aunque me ha quedado la duda de cuál es y si la había leído en tu otro blog, que pusiste de la enfermedad del amor y me he quedado prendida de ello ¿Van a aparecer personajes de esa historia o nada qué ver? Que me ilusioné pensando en Hache <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!
      Es una nueva adaptación a la de Destinados, aunque también está un poco relacionada con la de Hache, quizás porque todas siguen la misma idea principal.
      Me alegra que te esté gustando.
      Un besote

      Eliminar
  3. Concuerdo con Satoshi, !Tremendo capitulo de arranque!
    El suspenso de tu narración es genial, que no deja revelar mucho para dejar a tu lector con la curiosidad por saber más. Que habrá reconocido en el video? quién será ese alguien que se encontró en su despacho? tendré que esperar hasta el siguiente capítulo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      Pronto escribiré la continuación y todas las preguntas serán resueltas.
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Es un buen comienzo y además es intrigante.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hybrid Child

Doctor Macizo

Dilemas Capilares